Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Policías locales denuncian coacciones para incrementar las multas en Zaragoza

CSL cree que hay un afán recaudador y el Ayuntamiento dice que son medidas ordinarias.

Los agentes de la Policía Local de Zaragoza están recibiendo instrucciones en los últimos días para reforzar las medidas de vigilancia de la seguridad vial y el control de las infracciones de tráfico. Estas circulares han llegado a distintos sectores operativos del Cuerpo, como el de la Margen Izquierda, el Casco Histórico, San José o las Fuentes.

El sindicato mayoritario en la Policía Local, CSL-Cipol, aseguró ayer que estas medidas tienen el "único fin de recaudar fondos que atenúen la mala gestión económica" del Consistorio. Frente a esta tesis, fuentes municipales negaron que haya una directriz de imponer más multas y encuadraron estas circulares dentro de las instrucciones "ordinarias" que se dan en el seno de la Policía Local.

En una de ellas, dirigida al sector Las Fuentes-San José-Torrero, se exige que se nombre a una patrulla "con la misión específica de corregir infracciones en algunas de las zonas con mayor problemática de tráfico".

Además, en el escrito se pide que se envíe semanalmente un informe al intendente jefe del sector con el número de patrullas que se han destinado al citado servicio, zonas vigiladas y actuaciones realizadas. Estas órdenes se dan "en aras de conseguir una progresiva normalización en el cumplimiento de las funciones propias de la Policía de Barrio".

Los agentes de la Margen Izquierda han recibido una circular parecida. En ella se recuerda que "se están recibiendo en el distrito numerosas quejas por infracciones de tráfico en las calles próximas al recinto de la Expo". Por eso, recomiendan "intensificar la vigilancia de dichas calles y corregir las infracciones". Entre las vías citadas, figuran Clara Campoamor y Pablo Ruiz Picasso, así como sus adyacentes. También se pide que se destinen dos patrullas para que controlen de forma prioritaria estas zonas.

Para CSL-Cipol, estas circulares tienen un objetivo claro: incrementar el número de multas y, por lo tanto, la recaudación. Según el sindicato, se ha establecido "la prioridad de denunciar, frente a la de mantener la seguridad ciudadana", destinando patrullas "exclusivamente" con el cometido de imponer sanciones.

Coacciones y amenazas

Según la organización sindical, "en la unidad de motoristas se está coaccionando directamente a los policías, con amenazas permanentes y persecución individualizada para elevar el número de denuncias". Para CSL-Cipol, las órdenes de multar más se dan "bajo la amenaza de expediente disciplinario, creando una situación clara de acoso laboral". Además, advierten del "agravante de actuar incluso de noche, cuando el peligro para la seguridad del tráfico no es tan evidente".

El sindicato calificó esta medida de "agresión a la ciudadanía, con el único fin de recaudar". Por este motivo, expresó su rechazo a este tipo de soluciones. A su juicio, la obligación impuesta por el gobierno municipal de que se mantuviera en servicio el 66% de la plantilla de la Policía Local durante los meses de la Expo no obedecía a motivos de seguridad de la muestra internacional, "sino a elevar el número de denuncias bajo amenazas".

El responsable de CSL-Cipol, Tomás García acusó a los responsables de la Policía Local de "presionar a la gente para que denuncie más". En este sentido, recordó que la cifra de multas ha bajado "un 90%" fruto de la huelga de celo que mantiene buena parte de la plantilla para forzar al Ayuntamiento a su reclasificación laboral.

No en vano, este conflicto sigue abierto y, de momento, sin vías de solución. CSL-Cipol exige que la reclasificación sea acordada directamente por el Ayuntamiento de Zaragoza, que tendría que elevar la categoría profesional de los agentes al grupo C1 (actualmente, la mayoría tiene el nivel C2).

"No han sido capaces ni de hablar con nosotros. Veremos quién aguanta más", afirmó Tomás García. Por su parte, el equipo de gobierno municipal responde que esa decisión solo puede adoptarse en el marco de la Ley de Coordinación de la Policía Local que tramitan las Cortes de Aragón.

Fuentes municipales subrayaron que este tipo de circulares son "habituales" y responden a la necesidad de atender problemas ciudadanos y evitar la inseguridad vial. Enmarcaron las críticas de CSL-Cipol en el conflicto que mantiene este sindicato con el equipo de gobierno por la negativa del Ayuntamiento a acceder a la reclasificación laboral de los agentes.

Etiquetas