Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

El Casco se queda sin efecto Expo

Aunque admiten que en materia de rehabilitación de viviendas se ha actuado, vecinos y comerciantes aseguran que aún falta mucho por hacer. Pavimento destrozado, cableado por las fachadas, solares vacíos... Todos confían en que se dé el impulso definitivo al sector.

Mientras que la ciudad se prepara para enseñar su cara más reciente, espectacular y novedosa, el Casco Histórico espera el impulso definitivo que le permita asemejarse a los cascos antiguos de otras ciudades españolas. Aunque se ha hecho un esfuerzo inversor en materia urbanística, de equipamientos y en la rehabilitación de edificios dentro del Plan Integral, un simple paseo fotográfico por sus calles deja en evidencia las entrañas de la zona noble de la ciudad. Solares sin edificar desde hace años, basura, baldosas rotas, socavones, tendido eléctrico cruzando de lado a lado y colgado en el exterior de las fachadas… Y esto sin entrar en la cuestión social.

Atrás quedan las promesas de que para la Exposición Internacional el Casco luciría su mejor cara. Comerciantes y vecinos coinciden en señalar que todavía se está muy lejos de esa imagen ideal. Belloch se comprometió a destinar a esta zona 200 millones de euros hasta 2012. Él mismo ha recorrido decenas de veces lo que podría haber sido la joya de la ciudad para la Expo. Pero los millones hasta ahora han llegado con cuentagotas y "no terminan de ser suficientes para sacar del abandono este sector", afirma el presidente de la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo (sector Mercado), Manuel Baños.

Con la intención de avanzar en su transformación, Eléctricas Reunidas de Zaragoza (ERZ) ha soterrado 100 kilómetros de cable en 300 calles del Casco (la mayoría en rutas de interés turístico y en edificios catalogados), pero los cordones de media tensión todavía afean las fachadas de cientos y cientos de edificios. "Solo hace falta levantar la cabeza, es un cruce continuado de trencillas", añade Baños, mientras enseña el cableado que atraviesa la calle de San Pablo. "Y esto a pocos metros de la iglesia, un monumento que se supone que se incluirá en el recorrido y en las guías para que se visite en la Expo", especifica el dirigente de los comerciantes.

Pero la situación no mejora unos metros más allá en esa misma calle. Una de las batallas todavía por ganar es el abandono de decenas de solares vacíos. En la esquina de ese vial con la avenida de César Augusto, hay uno de los más llamativos por sus dimensiones y dejadez. Los vecinos achacan esta situación al afán especulador de muchos promotores. Y, aseguran, que a pesar de que el Ayuntamiento pone interés en solucionar este problema, los propietarios de los terrenos utilizan diferentes "trampas" en la normativa para evitar el desarrollo de estos suelos. De hecho, en los primeros seis meses de 2007, Urbanismo abrió expediente a 60 solares, donde normalmente se acumula la maleza, la basura, gatos y, en más de una ocasión, hasta las ratas. Y cada semana, Gerencia de Urbanismo requiere el acondicionamiento de más de uno. Sin embargo, el problema no se resuelve.

"Deberían haber hecho algo parecido a lo que se ha planteado en el solar de la Audiencia, pero estos terrenos solo sirven para acumular desperdicios", apunta la presidenta de la Asociación de Vecinos de Conde de Aranda, María Luisa Santafé, que solo ve una salida para poder disfrutar en pocos años de una auténtica metamorfosis del Casco. "No vamos a negar que algo han hecho, pero lo que acometen es poco y lo han empezado tarde. Deberían haber hecho una especie de plan de riberas aquí. Una transformación total. Cuando se quiere hacer las cosas, está claro que se hacen. Aquí, todo va muy lento", añade.

Tampoco es digno de mención el pavimento de muchos rincones. Las grietas recorren calles tan transitadas como San Blas, Predicadores, Armas, Casta Álvarez... No solo sería necesario reparar decenas y decenas de baldosas, sino el propio pavimento de la calzada que deja mucho que desear.

Ante la "dejadez" del Ayuntamiento, son los propios residentes los que han presentado públicamente numerosas iniciativas para revitalizar el sector. Propuestas como la de la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo, para la transformación del sector en un barrio de artesanos duerme el sueño de los justos en los despachos municipales. "Es un proyecto para atraer los oficios tradicionales al sector. Con él, se querían recuperar las raíces de este distrito", explica Manuel Baños.

Sobre la mesa, en estos momentos, existen otros proyectos comerciales o urbanísticos como el de la Asociación de Vecinos Lanuza-Casco Viejo. "Hay que pensar en el futuro. Nosotros vamos a seguir haciendo propuestas. Una de ellas va a ser la construcción de viviendas públicas en la calle de Madre Rafols", señala José Luis Terol, de esta entidad.

Es, precisamente, él como buen conocedor del barrio, el que tampoco hace un balance muy positivo de la conversión del Casco en los últimos años. "Necesitamos el impulso político y económico que se ha perdido desde hace tiempo y terminar muchas cosas pendientes en esta zona", comenta. Pese a ello, se muestra optimista de cara al futuro.

"Solo quiero decirle al alcalde de Zaragoza que la tarea sigue pendiente y, aunque vengan tiempos de vacas flacas después del 14 de septiembre, el Casco Histórico tiene que ser una prioridad", concluye.

Etiquetas