Zaragoza
Suscríbete por 1€

ZARAGOZA

El Salud no ha reforzado la plantilla del centro de La Jota para agilizar las analíticas

El personal de enfermería denuncia que, aunque hace un centenar de extracciones al día, no se les va a poner ningún refuerzo.

Con más trabajo cada vez y sin ningún refuerzo para asumirlo. Esta es la situación de las enfermeras que se encargan de las analíticas en el centro de salud de La Jota y que ven, cómo, a pesar de su sobreesfuerzo, no pueden hacer frente a las demoras. Actualmente, hay que esperar unos 20 días de media para que a un vecino de la zona se le haga una extracción rutinaria y han llegado a registrarse demoras de más de una semana para las preferentes.

Salud y Consumo aseguró a este periódico que la plantilla se había reforzado con dos personas para aliviar esta situación. Sin embargo, fuentes del centro sanitario aclaran que, aunque sí que se ha habilitado una sala con dos puestos más para hacer extracciones, no se ha dotado al servicio de más personal.

"Tenemos que cubrir los puestos de extracción, que son más, entre las mismas trabajadoras. Eso nos obliga a dejar para más tarde otras tareas que también debemos cumplir", añaden las enfermeras.

Además de atender las analíticas (algo que tiene que hacerse en un horario concreto para garantizar que lleguen a tiempo a los laboratorios), algunas de ellas se desplazan a diario a cogerlas en domicilios. Además, deben atender sus consultas.

Insisten en que el problema se viene repitiendo ya en los últimos años. El centro de salud tiene asignada una población de unas 35.000 personas y hasta 2011 no se levantará un nuevo equipamiento en la zona. Por eso, es casi imposible que mejore la presión asistencial. Este distrito, además, está en expansión.

Las enfermeras aseguran que ellas mismas intentan organizarse para dar salida a la mayor cantidad de trabajo posible. Y eso que no es fácil, porque además de las analíticas programadas deben hacer las de los pacientes que toman sintrom, y que no tienen cita previa.

"Intentamos organizar todo de la mejor forma posible pero ya no damos abasto para hacer más analíticas cada día, porque hacemos cien y alguna más. Este año, además, nos hemos encontrado con una nueva situación: no van a añadir ningún refuerzo", concretan.

Explican que, otros años, cuando la lista de espera comenzaba a crecer, la Dirección contrataba a alguna persona durante dos o tres semanas. De esta forma, se conseguía acelerar trabajo y recuperar la normalidad hasta cierto punto. "Lográbamos reducir las demoras en las pruebas no preferentes a 4 ó 5 días, pero ahora ya no sabemos qué vamos a hacer".

Un centro sobrecargado

La lucha de estas profesionales ha sido constante en los últimos años. Durante algún tiempo, y a pesar de que habían aumentado los contratos a médicos por la tarde, trabajaron sin que se aumentase la plantilla de enfermería. Finalmente, lograron que creciera, pero aún trabaja un persona menos por la tarde de lo que sería deseable.

Aseguran que no se quejan de la sobrecarga de trabajo, porque el problema no solo lo sufren ellas, sino todos los profesionales del centro y, por supuesto, los vecinos. No obstante, reclaman que la población conozca cuál es la situación, para que comprendan mejor ciertas demoras y retrasos. "Los ciudadanos ya lo saben de primera mano, pero no es justo que se les diga que se ha aumentado plantilla cuando no es así", concretan.

Habrá que esperar a 2010 por lo menos a que en esta área se levante un nuevo centro de salud. En concreto, en el barrio de Jesús, entre las calles de Mas de las Matas y Marqués de la Cadena. El equipamiento tendrá capacidad para unas 20.000 personas. De ellas, 10.000 serán ciudadanos que actualmente están asignados al centro de salud de La Jota y otros 2.000, vecinos que acuden al del Arrabal.

Etiquetas