Zaragoza
Suscríbete por 1€

EXPO 2008

El "faro" de la Expo se viste de luz

Ayer por primera vez se encendieron los 800 puntos de luz de la Torre del Agua. También se iluminaron los fluorescentes de la pasarela que une este pabellón con la plaza central de la Expo. Habrá que hacer dos ensayos más antes de la inauguración

Más de un ciudadano que entraba este miércoles por la noche en Zaragoza por la Ronda Norte se sorprendió al ver la Torre del Agua iluminada en azul celeste. El director del jefe del área de Temática y Medioambiente de la Expo, Francisco Pellicer, explicó que se hicieron las primeras pruebas para comprobar el funcionamiento de los aproximadamente ochocientos puntos de luz que iluminarán el único pabellón vertical de la muestra durante los 93 días de su celebración.

"Estuvimos viendo las variaciones de luz y los contrastes entre el azul de la Torre y el blanco de la pasarela que la conecta con la zona de pabellones participantes", dijo Pellicer. El objetivo: conseguir la tonalidad más apropiada. Un sistema informático permitirá introducir hasta seis iluminaciones distintas para que la Torre, como "un faro iluminado en la noche", ofrezca imágenes distintas desde que anochece hasta las tres de la madrugada en que se cerrará el recinto de la Expo. "Se trata de una luz proyectada que no ofende a los ojos y hace un efecto muy bonito".

El exterior de la Torre iluminada servirá casi de escenario o antesala de su interior hueco en el que podrá verse la gran escultura de una gota de agua o "splash" estallando en mil pedazos. Esta pieza tiene ya muchos de los anclajes instalados, según responsables de la obra, que aseguraron que "están llegando grandes módulos para soportar esta pieza que ocupará 41 metros de altura del vacío superior de la Torre del Agua".

Por otra parte, Francisco Pellicer recordó que los tubos fluorescentes y bombillas que iluminan este pabellón son de bajo consumo energético: "Desprenden mucha luz y poco calor", afirmó. En los parasoles exteriores están alojados los puntos de luz de tal manera que bañan por completo el perímetro de la Torre.

"Ya habíamos hecho alguna prueba durante este mes, pero no tan general. En esta, que duró casi dos horas, estuvimos mirando toda la gama de colores para ver qué aspecto nos gustaba más", indicó Enrique de Teresa. Se trabajó principalmente con azules, que iban variando por zonas para acentuar más unas curvaturas que otras en toda la superficie de la Torre. La previsión es que dentro de unos diez días antes de que termine el mes vuelva a realizarse otra prueba para ver los distintos efectos. Habrá una tercera y última para fijar esa iluminación y su cadencia definitiva antes de la inauguración de la muestra.

Un solo operario hace falta para hacer brillar el "faro de la Expo". Pellicer comparó el sistema de iluminación con una cámara fotográfica: "Si quieres la pones en automático y ella prácticamente sola hace las fotos y si lo prefieres, te recreas y lo haces de forma manual para conseguir una imagen más cuidada". Lo que es evidente, a su juicio, es la magia que creará este torre de cristal con 8.000 metros cuadrados de superficie de vidrio.

"Impresionante para el público"

Pellicer matizó que gracias a la iluminación, la Torre del Agua y su pasarela van a ser de los "espacios más vividos" de la Expo. A su juicio, no solo la Torre del Agua sino también la iluminación de los otros pabellones emblemáticos será un auténtico descubrimiento para el público. Mientras que De Teresa añadió que "resultará bastante impresionante para los visitantes de la Expo".

El arquitecto recordó que "remates siempre quedan, pero en términos generales, la Torre del Agua está bastante acabada". Asimismo, señaló que se han instalado ya los cuatro ascensores: "Ahora están protegidos para que no se estropeen". Subirán a gran velocidad estos elevadores panorámicos."Será toda una experiencia atravesar el vacío. Espero que no ocasione problemas de vértigo a los ciudadanos", matizó el arquitecto.

Como los pabellones del recinto Expo permanecerán abiertos hasta las 22 horas, será posible ver también desde el interior la Torre del Agua iluminada apreciando así toda la transparencia del hito vertical de la muestra.

Enrique de Teresa subrayó como uno de los valores principales del pabellón la "perfecta comunión lograda entre continente y contenido". "El edificio se adapta al valor simbólico que debe tener para una Expo, centrada en el valor del agua para la vida. Toda ella quiere plasmar una condición dinámica y fluida", añadió. Además, al iluminarla por la noche, se convertirá en un foco perceptible en la distancia, incluso desde la autopista y al no ser estrictamente cilíndrica, mostrará una imagen sinuosa y cambiante, vinculada a la idea de rotación.

Etiquetas