Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

El Servet vuelve a operar en los quirófanos que se cerraron preventivamente

El Servet vuelve a operar en los quirófanos que se cerraron preventivamente.

La actividad ha vuelto a los doce quirófanos que se cerraron esta semana de manera preventiva en el Miguel Servet después de estar en contacto con el polvo de unas obras de reforma en el bloque quirúrgico de la Residencia General.

Los controles de Medicina Preventiva desvelaron el pasado miércoles que el nivel de contaminación ambiental estaba dentro de los límites adecuados, un requisito inexcusable para intervenir a pacientes en ellos.

Desde ese día se anunció que se iría reanudando la actividad, aunque definitivamente fue ayer cuando volvieron a programarse cirugías. "Hoy (por ayer) ya hay parte quirúrgico", aseguraron fuentes del departamento de Salud y Consumo.

En principio, y al tratarse de un puente festivo, la actividad tampoco ha sido tan elevada como un día normal. En un principio, se pensó en programar operaciones en cinco quirófanos, pero no ya por problemas de contaminación, sino porque es necesario respetar las libranzas de los profesionales y, además, los deseos de los pacientes.

Todo el problema se generó hace una semana, el pasado sábado. Era necesario cambiar unas baldosas que estaban dentro del bloque, en un pasillo que comunica con la zona de reanimación (donde se recuperan los pacientes tras ser operados) con los pasillos de algunos quirófanos de esta zona, que son 12 en total.

Los trabajadores denuncian que no se tomaron las suficientes medidas preventivas para evitar que el polvo de la obra se colara en las salas, y hubo que hacer controles para descartar por completo que hubiera agentes infecciosos que pudieran causar graves daños a los pacientes.

Además, la reforma fue más amplia de lo que cabía esperar en un primer momento, y todo se complicó. La consecuencia fue que se clausuraron preventivamente los doce quirófanos, suspendiendo las intervenciones programadas para la semana que ya estamos cerrando.

Muchas operaciones fueron pospuestas, y se llamará a los pacientes afectados para ser intervenidos en mayo. Aproximadamente, se habrán cancelado unas 150 cirugías.

No obstante, las urgentes se han seguido practicando. ¿Cómo se ha hecho? Aparte de las salas de operaciones del Materno-Infantil, hay otros once quirófanos en el Miguel Servet dedicados a Traumatología. Están en el nuevo edificio multifuncional, y a ellos tendrán que sumarse otros doce en verano (una sala está además en desuso actualmente porque se utiliza como almacén).

A estos, se han llevado las intervenciones que no pueden esperar porque son de singular urgencia, como las destinadas a procesos oncológicos (cáncer), trasplantes cardiacos u otras que, si no se acometen a la mayor brevedad, pueden causar grave daño en el paciente.

Pero, evidentemente, para asumirlas también se han retrasado otras de traumatología que, como en el caso de la Residencia General, serán citadas más adelante.

Mientras, la consejera de Salud y Consumo, Luisa Noeno, ha encargado un informe al Servicio Aragonés de Salud para investigar por qué una pequeña reforma se ha convertido en un problema de seguridad dentro del hospital.

Desgraciadamente, este tipo de episodios no han sido aislados durante los años en los que el Miguel Servet se ha estado reformando. Son ya numerosas las ocasiones en las que la piqueta ha obligado a suspender la programación de cirugías.

Etiquetas