Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

La estación del Portillo inicia los acabados con el montaje de su gran cúpula de zinc

Los maquinistas de la línea de cercanías están en pleno curso de formación en Madrid para iniciar la explotación para la Expo.

La nueva estación de cercanías del Portillo ha entrado en la fase de remates, por lo que estará lista a principios de mayo. Las contratistas, Ferrovial y Ocinsa, comenzaron hace varios días a recubrir la cúpula del edificio, de 600 metros cuadrados, con placas de zinc, una tarea que se prevé acabar a lo largo de esta semana. Mientras tanto, se ultima la instalación del granito rojo que recubrirá todo el edificio, que servirá para que puedan estacionar trenes de la primera línea de cercanías Utebo-Miraflores e incluso regionales a partir de la Expo.

Las adjudicatarias compatibilizan los acabados de la estructura con el equipamiento de la terminal, que cuenta con un andén subterráneo y dos vías para que maniobren los convoyes en un túnel de kilómetro y medio de longitud.

Mientras los técnicos trabajan en el exterior forrando los lucernarios, otros están en el vestíbulo montando el ascensor panorámico (que tendrá capacidad para trece personas) y en el subterráneo acabando la obra del andén.

Fuentes oficiales de Zaragoza Alta Velocidad señalaron que también se ha construido la escalera que comunicará las dos plantas de las instalaciones y que se ha finalizado la obra civil para montar las rampas mecánicas. Las grandes cristaleras de los edificios se han dejado para el final para evitar que sufran daños durante las obras, por lo que habrá que esperar hasta mayo para que este prisma de 36 metros de anchura enseñe su imagen definitiva tras una inversión de más de 14 millones de euros.

En la otra punta de la línea, en Miraflores, aún se trabaja en los muros pantalla del falso túnel, que llegará hasta el cinturón. Solo estará la obra civil y se dará servicio en precario porque la terminal se construirá tras la muestra. Los apeaderos de Casetas y Utebo llegarán a tiempo.

Al mismo tiempo que se hacen las obras, Renfe está formando a un equipo de nueve maquinistas que se encargarán de llevar los trenes Civia, el modelo que dará servicio en la capital aragonesa. El personal está haciendo el curso de especialización en este modelo de convoy en Madrid, una tarea previa a las preceptivas pruebas con el material en la futura línea, que en su mayor parte irá soterrada, desde la estación intermodal de Delicias hasta la futura de Miraflores.

Etiquetas