Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

La Policía Local estrenará en junio su cuartel, un búnker bioclimático

Unos 200 operarios trabajan incluso los festivos para poder abrir la zona administrativa.

El futuro cuartel de la Policía Local de Zaragoza sería el último edificio en caerse si la ciudad sufriera un terremoto. De ello presumen quienes ultiman su construcción, al pie de la rotonda que conecta el Tercer Cinturón con Puerto Venecia. Y las cifras les avalan, porque para levantar su colosal estructura se han utilizado 40.000 metros cúbicos de hormigón armado, equivalente a más de 6.600 cubas. Con este material, se podría haber construido dos veces el puente del Tercer Milenio.

El padre del proyecto, el arquitecto madrileño Adolfo Morán Ortega, ha ideado un auténtico búnker, con columnas de hasta metro y medio por lado y un forjado sólido entre plantas de 35 centímetros. Sin embargo, a la hora de diseñar la envoltura del edificio, ha optado por líneas vanguardista. Será además una fortaleza bioclimática, con más de un centenar de placas solares -capaces de generar energía para calentar el 60% del agua-, fachadas traslúcidas y dobles aislamientos. El original cono que remata la cubierta del vestíbulo principal podrá elevarse además hasta seis metros -mediante un sistema hidráulico- para ventilar el interior del inmueble.

El solar sobre el que se levanta el complejo supera los 30.000 metros cuadrados, y durante varios meses fue un inmenso agujero. No obstante, se han habilitado dos enormes sótanos con rampas de acceso independientes, lo que facilitará la movilidad y un eventual desalojo. La planta más profunda está destinada exclusivamente a aparcamiento, y tiene capacidad para 353 turismos. El primer sótano tiene una altura superior, para que pueda ser utilizado por cualquier tipo de vehículo. Según los técnicos, aquí caben 77 coches, 30 furgones y 84 motos. Los vestuarios, archivos y almacenes se ubicarán también en esta altura.

Cerca de 200 personas trabajaban este viernes en la obra, que avanza a una velocidad de vértigo. De hecho, las máquinas entraron en el solar hace solo un año y dos meses, y la adjudicataria ya está pensando en la inauguración. El objetivo es tener lista la zona administrativa el próximo mes de junio, para hacer coincidir su estreno con el de la Expo 2008. Para conseguirlo, hubo que recurrir a los tres turnos cuando se levantó la sólida estructura. Y ahora, no se descansa ni los sábados ni los domingos.

"El edificio tiene dos partes claramente diferenciadas, tanto por su uso como por su ubicación en el conjunto. La administrativa u operativa, más próxima al Tercer Cinturón, será la primera en entrar en servicio. Sin embargo, la destinada a equipamientos deportivos, posiblemente no estará rematada hasta final de año", explicaba uno de los técnicos municipales que se encargan de la supervisión del proyecto. Por ello, todos los esfuerzos se concentran ahora en la zona a la que accederá el ciudadano, que consta de un vestíbulo central, conectado con cinco módulos de despachos y oficinas.

La mayoría de los servicios que ahora se prestan en el cuartel de Palafox se trasladarán a partir de junio a las nuevas instalaciones del Tercer Cinturón, en el barrio de La Paz. Una de las unidades que se reubicará en este cuartel será la de Tráfico, incluida la gestión de multas y Policía Judicial. Por ello, los zaragozanos tendrán que desplazarse hasta aquí para solucionar cualquier tipo de trámite vinculado con denuncias o atestados. La oficina de Objetos Perdidos también atenderá en estas dependencias.

Aunque la reorganización definitiva todavía no se ha cerrado, la Policía Local tiene pensado llevar también al nuevo complejo la Unidad Nocturna, Barrios Rurales y el personal del Sector IV (Torrero, San José y Las Fuentes), lo que supondrá el cierre del actual cuartel de barrio, situado en la esquina de la calle de Orense.

Cuando entre en servicio el cuartel del Tercer Cinturón, la Policía Local de Zaragoza contará con tres sedes principales: La Paz, Palafox y Actur. Por número de funcionarios, la primera será la más importante, ya que contará con alrededor de 700, de los 1.400 que tiene la plantilla (incluidos los administrativos). "Domingo Miral seguirá alojando las jefaturas, Planificación Operativa, Recursos Humanos y la academia", explica el responsable de Recursos Humanos y Material, Manuel Blas. "La Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) también seguirá en estas instalaciones", apostilla.

Etiquetas