Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

La Expo dispara las reclamaciones laborales de los servicios públicos

Las reclamaciones laborales de los servicios públicos de Zaragoza se han disparado a raíz de la Exposición Internacional de 2008. A las reivindicaciones de los conductores de autobús de TUZSA a finales de 2007, le siguieron los taxistas, Bomberos, Policía Local. Los últimos en sumarse a las protestas han sido los trabajadores de la limpieza de Fomento de Contratas y Construcciones (FCC) que piden a la empresa negociar el nuevo convenio colectivo.

Así, el Ayuntamiento ha tenido que capear, como ha podido, todos estos temporales. Fueron los conductores de TUZSA los primeros en soliviantarse después de llevar varios meses intentando negociar mejoras en el convenio laboral sin ningún éxito. Tras convocar varios paros parciales (una de las convocatorias en plenas fiestas del Pilar), el Consistorio tuvo que intervenir para intentar acercar posturas. Al final, consiguieron un incremento salarial, una reducción de la jornada y mejoras en formación y sociales.

También el Área de Servicios Públicos tuvo que lidiar con el colectivo de taxistas que se rebelaron contra la intención del Ayuntamiento de sacar a la venta nuevas licencias para la muestra internacional. Al final, y tras dejar tras de sí también una protesta en la calle, se consiguió encontrar un punto intermedio. Han obtenido algunas contraprestaciones en las tarifas y suplementos a cambio de trabajar a pleno rendimiento durante el verano y 60 licencias más.

Reivindicaciones en cascada

Pero poco tiempo después fueron los bomberos y los policías locales los que expusieron públicamente sus reclamaciones. Los primeros han conseguido un merecido aumento de plantilla a medio plazo y más formación, aunque junto a los policías continúan exigiendo una reclasificación profesional. Ahora, se accede a través del nivel D (solo con graduado escolar) y se quiere pasar al C-1 (con el título de bachiller). "No nos pueden decir que aprovechamos la Expo. Llevamos pidiendo la reclasificación profesional diez años. No podemos esperar más", señaló Tomás García, del sindicato CSL-CIPOL. De momento, no van a cejar en sus pretensiones.

Los últimos en sumarse a este sinfín de demandas laborales han sido los trabajadores de la limpieza de FCC. Hace unos días aprobaron iniciar paros de dos horas durante los días 21, 22, 28 y 29 por la negativa de la empresa a constituir la mesa negociadora del nuevo convenio. Según explicó el presidente del comité, José Torres, el turno de noche empezará a trabajar dos horas más tarde; el de la mañana, acabará dos horas antes; y el de la tarde, comenzará también dos horas más tarde. No descartan incluso recurrir a la huelga más adelante.

Por su parte, el Ayuntamiento de Zaragoza se ha ido tomando todo este revuelo sindical con la mayor calma posible. Horas y horas de reuniones han conseguido calmar los ánimos. La teniente de alcalde de Servicios Públicos, Carmen Dueso, tuvo que limar asperezas en los conflictos relacionados con el transporte, mientras que Lola Ranera, de Régimen Interior y Personal, ha sido la encargada de intentar solucionar las dificultades con la Policía Local y Bomberos. Sin embargo, hizo hincapié en que las reclamaciones de estos últimos eran más que fundadas, ya que era necesario desde hace tiempo un incremento de los funcionarios que conforman el Cuerpo de Bomberos.

Respecto a la reclasificación que plantean, la edil de Personal recordó que esta cuestión se escapa a las competencias del Ayuntamiento de Zaragoza y que compete a las Cortes tramitar esta ley. "Esperemos que la puedan hacer y redactar cuanto antes. La intención de todos es poder agilizar esta normativa", concluyó Ranera.

Etiquetas