Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Belloch quiere convertir a Zaragoza en la tercera ciudad de España

El alcalde de Zaragoza argumentó que la capital aragonesa puede alcanzar este objetivo porque es la "ciudad que más crece en España. Es la nueva ciudad emergente" y quiso puntualizar que la Zaragoza del 2008 "no solo es la ciudad de la Expo".

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, anunció que su objetivo es "convertirnos a mediados del próximo decenio en la tercera ciudad de España". Para Belloch se trata de un objetivo "muy definido" y se mostró convencido de que "está a nuestro alcance".

Este es el mensaje que el también presidente del Consorcio Expo Zaragoza 2008 y vicepresidente de Expoagua Zaragoza 2008 trasladó durante su intervención en el desayuno-coloquio organizado en Madrid por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos, en el que impartió la conferencia 'Estrategias urbanas y económicas de Zaragoza ante la Expo 2008'.

Entre los argumentos que expuso Belloch para alcanzar este objetivo es que Zaragoza es la ciudad "que más crece en España. Es la nueva ciudad emergente" y quiso puntualizar que la Zaragoza del 2008 "no es solo la ciudad de la Expo".

Este objetivo de convertir a Zaragoza en la tercera ciudad de España "sólo podrá conseguirse con una intensa implicación de la iniciativa privada, de las empresas", explicó Belloch, para pasar a centrar su discurso en las estrategias económicas y de desarrollo urbano que se impulsan con motivo de la Exposición Internacional. Por ello, en su intervención partió de la premisa de que la Expo 2008 "no es el punto de llegada, es el punto de partida", si bien reconoció que la Expo es el motor de transformación de la ciudad".

Tres son las líneas maestras que definen el proceso de transformación de Zaragoza y que apuntó el alcalde: "La diversificación productiva y el crecimiento económico, sostenido y sostenible; un salto cualitativo y cuantitativo en infraestructuras y en los equipamientos públicos y privados, y un nuevo posicionamiento nacional e internacional de la ciudad, convencidos de que su horizonte natural, yo diría inevitable, es llegar a ser la tercera ciudad de España".

Juan Alberto Belloch resaltó también la "sólida base industrial, que Zaragoza ha tenido tradicionalmente" y gran el avance que se ha producido en los últimos años en sectores como la logística, el reciclado, el comercio y los servicios avanzados, en muchos casos, con un ritmo que se vio acelerado tras la obtención de la Expo en diciembre de 2004".

2.500 millones en tres años

El alcalde recordó que la inversión pública ligada al recinto Expo supera los 700 millones de euros, pero el llamado Plan de Acompañamiento alcanza los 1.800 millones, lo que supone una inversión en tres años superior a los 2.500 millones de euros. "Teniendo en cuenta nuestra población --700.000 personas--, puede decirse que la inversión pública por habitante es un verdadero récord a nivel europeo".

Respecto a los 700 millones de inversión pública en el recinto Expo, dijo Belloch que "no se trata de una inversión efímera sino de una inversión reutilizable". La mayor parte de los pabellones se van a comercializar como un gran parque empresarial. El resto de edificios singulares tiene ya asignado para después de la Expo un uso específico y su forma explotación, afirmó Belloch.

"Por cada euro de inversión pública están comprometidos 3 euros de inversión privada. Más de 7.000 millones de euros". Todo ello tiene reflejo en el conjunto de la economía aragonesa, según los últimos datos del INE, Aragón fue la región española con mayor crecimiento en 2007, y la segunda con mayor incremento en creación de nuevas empresas, reseñó el alcalde.

El día después

Belloch apuntó que desde un principio "sabíamos que había que tratar de evitar el síndrome post-parto, el síndrome post-Expo, derivado de una brusca caída de las inversiones". El alcalde de la capital aragonesa dijo que "no tengo ninguna duda sobre que Zaragoza va a mantener un elevado ritmo de crecimiento e inversión" después de la Expo.

"Desde luego, el efecto Expo va a mantener con seguridad su impacto positivo a lo largo de todo el año. Un reciente informe de una caja de ahorros situaba a Aragón como la región española donde se mantendrá en 2008 un mayor aumento del consumo privado, con un 3 por ciento de incremento". Agregó que "parece evidente que va a haber una ralentización de la febril actividad de estos tres últimos años, pero mantenemos una perspectiva claramente optimista".

Belloch aseguró que existen dos motivos principales para esa confianza. "El primero, el hecho de que haya inversiones privadas en marcha de largo recorrido, que no dependen del ciclo de inversión pública, y la segunda razón es que contamos con importantes proyectos de inversión pública para seguir a buen ritmo en los próximos años", como el Plan de Movilidad y la Milla Digital.

No olvidó Belloch en su intervención, citar un aspecto de la transformación de Zaragoza "especialmente sensible para mis vecinos: La recuperación de las riberas del Ebro, y de los otros tres cursos fluviales de la ciudad. Lo que llamamos el Plan de Riberas".

En este sentido, agregó que "de la misma forma que Barcelona se abrió al mar con motivo de los Juegos Olímpicos, la Expo le ha dado a Zaragoza la ocasión de saldar una deuda histórica,la de hacer que el Ebro dejase de ser el patio trasero de la ciudad para pasar a convertirse en su calle Mayor".

La ciudad más emergente del Sur de Europa

"El último de los objetivos de nuestro proyecto es posicionar a Zaragoza como la ciudad de tamaño medio más dinámica y emergente del Sur de Europa. Es, sin duda, el objetivo más difícil de conseguir", manifestó Belloh, aunque mostró sus cartas para conseguirlo.

En primer lugar, dijo que la Expo es el impacto comunicacional más decisivo para señalar a Zaragoza como capital internacional del agua y del desarrollo sostenible. Pero para que su efecto no se limite a los tres meses de duración de la Expo se ha puesto en marcha una Tribuna del Agua, que es y será un foro internacional permanente de discusión, que reunirá a los principales expertos del mundo en esta materia.

Asimismo, en Zaragoza se ubica la Oficina de Naciones Unidas para la Década del Agua, y contará con un Instituto Internacional de Investigación sobre Cambio Climático. "Así como Kioto es la ciudad del cambio climático, Zaragoza aspira a ser la ciudad del agua".

Ahora, "Zaragoza ya no está a mitad de camino entre Barcelona y Madrid", destacó el alcalde, sino que "ha pasado a formar parte de la región metropolitana de Barcelona y de la región metropolitana de Madrid. Podemos formar parte, y queremos formar parte de ese doble y poderoso núcleo de atracción".

La capital aragonesa quedará situada en uno de los centros de gravedad de la red de alta velocidad en España. A la conexión con Madrid y Barcelona, se une la existente con Huesca y la que entrará en servicio con Pamplona en 2012, que conectará a su vez con el País Vasco. Asimismo, la puesta en marcha de un plan para la conversión al ancho europeo de toda la red ferroviaria en el entorno de Zaragoza, permitirá multiplicar la capacidad de uso de los servicios de alta velocidad.

Pronto, añadió Belloch, se pondrán en marcha servicios de lanzadera entre las principales ciudades de la línea Barcelona-Zaragoza-Madrid, y la reciente apertura del último tramo que termina la autovía con Valencia complementa la red ferroviaria con una red de autopistas y autovías que "nos sitúa a menos de tres horas de los 20 millones de consumidores con más poder adquisitivo de España".

Por último, comentó que "el éxito en el desarrollo de PLAZA y de la plataforma logística alimentaria de Mercazaragoza confirma el valor que el mercado está atribuyendo al factor de localización de nuestra ciudad, ahora ya con inversiones, no sólo con discursos".

"Hoy somos la quinta ciudad de España en población y esperamos ser pronto la cuarta. En 2005, según el Anuario de la Caixa, éramos también la quinta en actividad económica. Muy probablemente en este momento seamos ya la cuarta, y aspiramos en el futuro a ser la tercera".

Etiquetas