Despliega el menú
Zaragoza

EXPO 2008

Kuwait mostrará en la Expo 2008 sus técnicas para desalar y reutilizar el agua

El pabellón del país árabe incluirá una planta desaladora a escala y mostrará audiovisuales sobre la obtención de ese recurso escaso.

En el Centro Científico del Estado de Kuwait, un montaje de marionetas autómatas muestra a los escolares cómo hacer un buen uso del agua, un recurso escaso en ese país desértico del Golfo Pérsico. Un anciano vestido con traje árabe, cargado con dos vasijas que acaba de sacar de un pozo, y un camello enseñan a un niño con pinta de rapero el gran valor que tiene el agua en un país en el que no hay ni un embalse ni una charca y en el que se llegan a alcanzar 60 grados centígrados en verano.

Los depósitos de agua, en forma de cono y decorados, sobresalen en la silueta de cada uno de los barrios, cada casa tiene un aljibe y el mar es la principal fuente de obtención de ese recurso, que necesitan hasta para extraer petróleo mediante un sistema de presiones. La extracción del oro negro es la principal fuente de recursos en un país que invierte en todo el mundo, hasta el punto de ser, por ejemplo, el tercer Estado extranjero en la lista de aportaciones productivas en la República Federal de Alemania.

En Kuwait, suele llover una media de dos días al año, según explicaron fuentes del Ministerio de Información. Por eso, el pequeño Estado del Golfo comenzó a invertir e investigar en desalación de agua del mar desde finales de la II Guerra Mundial. Sigue habiendo pozos de aguas subterráneas en activo y hasta un proyecto de trasvase por acueducto desde Irán, pero la mayor fuente de agua es la desalación, técnica que los kuwaitíes mostrarán en la Expo de Zaragoza mediante una planta a escala y varios audiovisuales.

Tres desaladoras para un 80%

Actualmente, el Estado de Kuwait tiene tres plantas en funcionamiento, que vienen a "cubrir las necesidades del 80 por ciento de la población", explica Eng Huda Al-Khadry, jefa del Departamento de Planificación del Ministerio de Obras Públicas del Gobierno kuwaití. "Nuestro objetivo es llegar a obtener el 100%". Una parte de esa agua, la de los servicios, por ejemplo, se depura y reutiliza en el riego de parques y jardines o la limpieza.

El último proyecto en marcha es la planta de Sulaibiya, una instalación que obtiene agua dulce a través de la técnica de ósmosis inversa, un sistema de filtrado de agua marina a presión a través de unas membranas especiales. En el proceso, parte de la energía que se utiliza se obtiene del mar, con lo que existe un ahorro de costes energéticos.

La planta se comenzó a construir en 2002 con el objetivo de tratar inicialmente 375.000 metros cúbicos de agua al día, en una primera fase, y 600.000, en la segunda. Un consorcio internacional formado por compañías kuwaitíes, alemanas, italianas y del Reino Unido participan en el proyecto, que tiene una concesión de 29 años y financiación de varios de los principales bancos del Golfo Pérsico.

El Estado de Kuwait tiene poco más de dos millones de habitantes censados (solo se consideran ciudadanos a los naturales del país nacidos de familias kuwaitíes) y otros cuatro millones de trabajadores extranjeros, naturales de Bangladesh, India, Pakistán, Filipinas, Líbano, Siria o Egipto, entre otras muchas procedencias. Los primeros tienen derecho a vivienda, educación y sanidad pública y gratuita y disfrutan de una sociedad opulenta, amante del lujo. No ocultan que acostumbran a consumir agua embotellada.

Etiquetas