Despliega el menú
Zaragoza

EXPO 2008

Dos de los tres accesos a la Expo ya están montados y solo pendientes de amueblar

Las puertas de la Torre del Agua y de Ranillas se acabarán a finales de mes, pero la de La Almozara se demorará hasta mayo.

Los servicios al visitante empiezan a tomar forma en el recinto de Ranillas. Dos de los tres accesos a la Expo ya se han instalado y se amueblarán a lo largo de este mes, lo que permitirá realizar los ensayos reales con público previstos por la organización antes de la apertura. Solo falta por montar las pérgolas que harán más llevaderas las esperas gracias a la sombra de 1.500 metros cuadrados que darán en cada entrada.

Las dos puertas se aprecian a simple vista junto a la Torre del Agua y en la avenida de Ranillas, frente al embarcadero, aunque la tercera, la de La Almozara, no se podrá anclar mientras no concluya la urbanización del entorno del Pabellón Puente. Esto impedirá acometer los trabajos hasta el mes de mayo, según apuntó el director general de Construcción de Expoagua, Eduardo Ruiz de Temiño.

La inversión en estas construcciones efímeras supera los siete millones de euros, a la que se debe añadir el coste de los pulverizadores de agua que refrescarán el ambiente.

Los puntos de acceso a la Expo constan de varios edificios modulares, construidos bajo el mismo diseño unificador por una filial de Dragados, Drace, en sus talleres de Sevilla. Cada una de las tres puertas tienen varios módulos provisionales prefabricados que sumarán en total 1.445 metros cuadrados dedicados a atender al visitante. El más grande será el situado junto a la Torre del Agua, con 645 metros. Todos han llegado ya prefabricados en camiones de transporte especial.

Antes de superar los tornos están los módulos de servicios exteriores, destinados a recepción e información a grupos, acreditaciones, cajeros y máquinas de venta de entradas, además de una guardería animal climatizada con 20 jaulas. En la parte central, a doble altura, está la oficina de gestión de cada puerta, la consigna, dependencias policiales y un punto para reclamar objetos perdidos.

Una vez superado el control, habrá una oficina para personas perdidas, un botiquín y servicios para el alquiler de coches para niños, pulseras de localización y sillas de ruedas motorizadas. También se han instalado aseos y almacenes.

Ruiz de Temiño señaló que en el entorno de los accesos, dentro del recinto, habrá un quiosco-bar y una tienda modular para atender al público.

Junto a estos edificios provisionales se ha empezado a instalar también la valla perimetral del recinto, similar a la que en su día hubo en la Expo de Sevilla. Los primeros tramos se han colocado junto a la Torre del Agua y el canal de aguas bravas y en la zona de pabellones colindante con la Ronda del Rabal.

El director general de Construcción señaló que estas edificaciones provisionales son "versátiles, resistentes, accesibles y sostenibles", que comparten una imagen común para dar uniformidad al complejo.

Sus formas recuerdan a los tradicionales contenedores y en todos los casos son de color azul, con algunos tramos blancos. Antes de la apertura se decorarán con chapa perforada. "Lo hemos dejado para el final para evitar que sufran daños durante las obras", añadió.

Etiquetas