Despliega el menú
Zaragoza

EXPO 2008

Uno de cada cuatro funcionarios deberá aplazar sus vacaciones por la Expo

Afecta a Bomberos, Policía Local, Alcaldía, el albergue y a parte de Prevención y Salud Pública. La compensación no será económica, sino con días en años posteriores. Los sindicatos se oponen.

Uno de cada cuatro funcionarios del Ayuntamiento de Zaragoza deberá aplazar sus vacaciones de verano y disfrutarlas fuera del periodo Expo (del 14 de junio al 14 de septiembre), según comunicó ayer -cinco meses antes de la muestra- la concejala delegada de Régimen Interior, Lola Ranera, a los sindicatos. A cambio, se les compensará con días de fiesta en años posteriores. En concreto, con 15 -siempre que las necesidades del servicio lo permitan- si se disfrutan en 2009.

Esta medida afectará al cien por cien de los policías locales, bomberos, trabajadores de Alcaldía (chóferes, protocolo, ordenanzas y al 50% de prensa) y del albergue y a una parte de los funcionarios del Instituto de Salud Pública (unos 12) y de Prevención (unos 8). En total, a unos 1.500 funcionarios de una plantilla de 5.568.

El Ayuntamiento ha establecido también una fórmula para que los días se puedan coger en varios años y se sumen más conforme más se extiendan en el tiempo. Así, por ejemplo, si un funcionario decide cogérselos en dos años, se beneficiaría de nueve días en 2009 y de otros nueve, en 2010; si prefiere en tres, serían siete anuales, además de las vacaciones; si son cuatro, serían seis, y así sucesivamente. La concejal delegada de Régimen Interior explicó que esta opción es flexible y se pueden buscar otras alternativas. De hecho, ha invitado a los sindicatos a plantear una contrapropuesta el viernes 1 de febrero.

Eso sí, dejó claro que no va a haber una compensación económica. "La situación del Ayuntamiento es la que es y hay que ser responsables con los ciudadanos y con el dinero público", recordó, en referencia al ajustado presupuesto que se ha aprobado para pagar la muestra internacional. "Somos un servicio público y debemos prestarlo a los ciudadanos en un año histórico para Zaragoza", justificó Ranera, que recordó las buenas condiciones laborales y salariales de los funcionarios. Tampoco los concejales disfrutarán de vacacaciones de verano. El alcalde, Juan Alberto Belloch, les ha informado de que solo tendrán una semana en Semana Santa.

"Ninguneados e infravalorados"

Esta propuesta no ha convencido a los sindicatos que se oponen rotundamente, aunque reconocieron que desempeñan un servicio público, tienen un compromiso con el ciudadano y que se trata de una situación excepcional. Tomás García, de CSL-CIPOL (sindicato mayoritario de Policía Local y Bomberos), manifestó su enfado. "Nos sentimos ninguneados e infravalorados. No se va a admitir esta propuesta y si se mantiene, no habrá Expo", amenazó, pero se mostró abierto a un acuerdo.

Maite Polo, de CC. OO., tildó la oferta de "inaceptable" y lamentó la falta de previsión. "Se debería haber planteado con más antelación, porque la Expo se sabe desde hace tiempo y así no se hubieran mermado los derechos de los trabajadores", señaló Polo. Además, vio complicado que se puedan coger los días en determinados servicios, donde ya existe una bolsa importante de jornadas pendientes, como en Bomberos.

En esta línea, Ignacio Aguar, de UGT, también consideró "materialmente imposible compensar con tiempo a trabajadores de determinados servicios". Advirtió de que aplazar los días a otros años supone "diferir el problema pero no resolverlo". "Vamos a actuar con responsabilidad, pero no vamos a permitir que los derechos de los trabajadores se restrinjan", dijo. Se mostró dispuesto a resolver el problema y "no crear conflictos en las puertas de la Expo", aunque recordó que hace tiempo que se lleva reclamando resolver este asunto.

Carmelo Pardos, de CSI-CSIF, señaló que hay gente que ya ha hecho reservas de sus vacaciones. "Es impresentable", dijo. Pardos reclamó que el aplazamiento de las vacaciones sea voluntario. "Debe haber una compensación económica y temporal, pero sobre todo, una voluntariedad", exigió. "Entendemos que tenemos que estar para la Expo, pero detrás de los trabajadores hay una familia", apuntó.

Gregorio Barcelona, de CGT, insistió en la falta de previsión y en la dificultad para aplicar los días de recompensa, pero fue más allá y recordó al equipo de gobierno el esfuerzo que ha hecho en el conflicto de TUZSA (los conductores de autobús cobrarán una prima de 900 euros por cambiar sus vacaciones). "También deberían hacerlo con sus trabajadores y tener una sensibilidad hacia ellos", dijo. A este respecto, Lola Ranera recordó que la situación laboral es "totalmente distinta".

Por su parte, Toño Andía, de OSTA, subrayó que esta medida supone "un perjuicio importante para los funcionarios" y pidió que se mantengan las dos posibilidades de compensación, la temporal y la económica. "¿De qué sirve disfrutar al año que viene de un mes y medio, si este no se puede?", se preguntó. Los sindicatos consultarán ahora con los trabajadores.

Etiquetas