Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Zaragoza y sus calles

La calle mayor de un barrio que creció a trompicones

María Zambrano articula el Actur (Actuación Urgente que no fue tal) como una vía de paso jalonada por torres, edificios de pisos con historia y centros comerciales.

14/07/2018 a las 05:00

La historia de la calle de María Zambrano es la de todo un barrio, el Actur, que atraviesa de punta a punta a lo largo de más de dos kilómetros en paralelo a su hermana gemela, Gómez de Avellaneda. De los planes urbanísticos de expansión de las ciudades españolas en el tardofranquismo nació uno de los distritos con mejor calidad de vida en la actualidad, no sin antes sufrir desesperantes retrasos en la ejecución de los viales o una lucha por mejorar sus servicios.

Todo comenzó en junio de 1970, cuando el entonces ministro de Vivienda, Vicente Mortés, firmó el decreto de Actuaciones Urbanísticas Urgentes (Actur). "Se pretendía racionalizar el problema del crecimiento de las ciudades, al crear unidades de habitación destinadas a usos residenciales –para muy distintos niveles de ingresos–, industriales y de equipamientos y servicios", recoge Isabel Yeste en ‘La ciudad de Zaragoza de 1908 a 2008’.

La capital aragonesa se sumó a este cometido como hicieron Madrid, Barcelona, Cádiz, Sevilla o Valencia, entre otras, con el objetivo de urbanizar el polígono Puente de Santiago y Rey Fernando, en la margen izquierda, pero también otros puntos de la ciudad, como Miraflores, Monsalud, Parque Hispanidad o Puerta Sancho. Entre todos sumaban la construcción de más de 50.000 viviendas, lo que pone de manifiesto el salto cuantitativo que abordaba el Consistorio zaragozano.

Sin embargo, "la lentitud en la gestión de estos planes, debido al contexto político de transición y socioeconómico de crisis de los años setenta retrasaron su ejecución hasta bien entrados los años ochenta, e incluso en algún caso hasta los noventa", explica el profesor de la Universidad de Zaragoza Rafael de Miguel en uno de sus estudios urbanísticos de la ciudad. Tanto se dilató que el acrónimo Actur terminó por quedarse para siempre.

Los pioneros de Kasan

Emblema de aquella lentitud fue el edificio Kasan, uno de los primeros en levantarse –en 1973– sobre el nuevo barrio. "Aquí no había más que acelgas y borrajas", recuerda José Redondo, presidente de la asociación de vecinos de esta comunidad que, con sus 636 pisos y más de 2.000 vecinos fue durante años un especie de pueblo de hormigón y doce alturas aislado del resto de la ciudad. "Venía un autobús para acercarnos al centro, y a comprar íbamos al Mercado Central", apunta.

Con el tiempo, fueron abriendo pequeños comercios en sus pasajes interiores y, sobre todo, "cuando abrió el Pryca (hoy Carrefour) hubo una gran expansión y llegaron muchos vecinos al barrio", explica Redondo.

Durante años, Kasan fue el único edificio en pie del nuevo distrito, y su lucha por impulsar el desarrollo del barrio y dotarlo de servicios públicos recuerda a empeños similares en la actualidad en los distritos del sur de la ciudad. Para hacerse una idea, el Ayuntamiento tardó una década solo en darle nombre a las calles del barrio. El pleno municipal acordó en diciembre de 1982 homenajear a María Zambrano con la avenida principal –todavía en vida (murió en 1991)– y a otros poetas, cineastas y pintores "excepto en una de ellas, que a solicitud de los vecinos que conforman la cooperativa de la misma denominación, se llamará de Pablo Iglesias", relataba la crónica de HERALDO de aquel día.

Hoy el barrio cuenta con 60.000 habitantes, zonas verdes, el recinto de Ranillas, el tranvía, la Escuela de Arte... "Aquí se vive de maravilla", defiende Emilio Rodríguez, presidente de la asociación de vecinos Actur-Rey Fernando. Recuerda cómo se luchó por que las parcelas entre Zambrano y Avellaneda se destinaran a equipamientos para el barrio, pero "al final se impuso la peseta" y se desarrollaron negocios privados. Reconoce que la calle es "de paso" ya que "hay poco escaparte", pero a cambio "tiene aceras muy anchas y buena limpieza".





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo