Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Zaragoza

En busca de un sitio para aparcar en Zaragoza

El Ayuntamiento detecta que un alto porcentaje de los coches que circulan están buscando plaza y planteará ampliar las calles de pago.

Calle Monasterio de SamosM.N.

Su modo de circular les delata. Van despacio, atentos a cualquier movimiento y con el pie preparado para frenar y cazar la primera plaza de aparcamiento que quede libre. Son los vehículos que transitan por Zaragoza en busca de un sitio para estacionar, un grupo considerablemente amplio y cuya presencia ralentiza el tráfico en algunas zonas de la ciudad, con el coste energético y de tiempo que conlleva, además del incremento de la contaminación que supone.

Su presencia ha sido siempre evidente para cualquier conductor, pero ahora también lo es para el Ayuntamiento en forma de datos –aunque sean aproximados–. En la revisión del plan de movilidad sostenible, el Consistorio ha detectado que el número de vehículos que captan sus medidores de aforos a pie de calle arrojan unos niveles muy superiores a los que salen de las encuestas sobre las costumbres de movilidad.

Es decir, que hay un volumen muy importante de vehículos ‘perdidos’, de movimientos que se producen por la ciudad pero que no se encuadran en las rutinas que los zaragozanos reflejan en las encuestas. Dentro de este grupo, los técnicos municipales meten a los autobuses urbanos, a los taxis, a los vehículos de reparto de mercancías, a las bicicletas que circulan por la calzada... y a los coches que se mueven en busca de una plaza de aparcamiento. Concretar qué porcentaje de vehículos que circulan por Zaragoza lo hacen en busca de un estacionamiento de momento es complicado, pero en el Ayuntamiento consideran que se trata de un número relevante, que podría ir del 10% al 40%.

En cualquier caso, se trata de miles de vehículos que se mueven todos los días por las calles de la ciudad con el único objetivo de estacionar. Su presencia es especialmente evidente en pequeñas calles del centro, pero también en los barrios, en el entorno de las zonas con viviendas sin aparcamientos subterráneos. Desde el área de Movilidad opinan que los problemas de aparcamiento de la capital aragonesa no son graves, pero creen que las costumbres de los zaragozanos deben evolucionar para que el coche se use realmente cuando es necesario. Así, consideran que se podrá reducir la presencia de aparcamientos en las calles, y que estos espacios se podrán ganar al peatón.

Miles de plazas en la ciudad

La ciudad tiene 6.534 plazas en la zona azul o naranja, 8.249 en solares que se usan como párquines de forma improvisada, 25.708 en aparcamientos subterráneos (casi la mitad de centros comerciales) y un número sin cuantificar en calles y zonas no reguladas. De momento, esta oferta no evita que pervivan las dificultades para encontrar un lugar donde dejar el coche, a pesar de que el tráfico se ha reducido, especialmente en el centro. Hay que tener en cuenta que, según las encuestas, el 49% de los zaragozanos aparca en la calle, por el 40% que tiene plaza privada, el 5% que usa parquin público y el 1% que usa zona azul.

En algunas calles es realmente complicado encontrar sitio. Dentro de los límites del estacionamiento regulado está perfectamente medido. La zona azul tiene una ocupación media del 75,3%, mientras que en la zona naranja llega al 88,3%. En este segundo caso, el porcentaje ronda el 95% en la zona de San Vicente de Paúl, en San Pablo, en la plaza de los Sitios y en el entorno del Pignatelli. La ocupación más alta de la zona azul, de más del 80%, se da en el entorno de la puerta del Carmen, de César Augusto y del paseo de la Independencia.

El Ayuntamiento, en el proceso de revisión del plan de movilidad sostenible, va a plantear cambios en la zona azul. Se van a poner encima de la mesa varias medidas que los técnicos consideran necesarias, pero cuya aplicación es complicada por las reticencias que genera: la ampliación de las zonas de pago, el encarecimiento del estacionamiento y la obligación –al menos en algunos puntos– de imponer la rotación. Es decir, que el sistema no permita renovar el tique más de un tiempo determinado. De momento, son solo posibilidades.

Los técnicos de movilidad

creen que la zona azul «no se usa como se debería usar». Cada plaza se utiliza 4,9 veces a lo largo del día, y las de la zona naranja, 2,6. Unos números que la concesionaria del servicio considera adecuados, pero que el Ayuntamiento ve demasiado bajos. «El sistema es demasiado barato y no se obliga a rotar, así que por 50 o 60 euros al mes tienes aparcamiento asegurado todas las mañanas en pleno centro, por lo que el que viene a hacer una gestión rápida no tiene sitio», apuntan los técnicos municipales. Por ello consideran «muy necesaria» la reforma de la zona azul para «desincentivar el uso del vehículo privado» o, al menos, para que se utilice de modo más eficiente. Para ello se podría implantar la rotación obligatoria en algunas calles o aplicar una subida de los precios, al menos en determinadas zonas: «No tiene sentido que cueste lo mismo en la plaza de Santa Engracia que en Las Delicias», reflexionan.

Los problemas de aparcamiento van mucho más allá de los límites de la zona azul. Desde la concesionaria de este servicio, por ejemplo, detectan que aún es más complicado estacionar en los límites de la misma. Es decir, en las calles donde no hay que pagar más cercanas al centro, como el entorno del campus de San Francisco, las calles adyacentes a la avenida de Goya o los alrededores del parque Bruil.

En muchos barrios tradicionales también hay que dar buenos rodeos para poder aparcar, incluso más que en el centro. Son zonas en las que muchos edificios no tienen garaje, y donde algunos coches no se mueven durante meses o años. Las Fuentes, San José, Las Delicias, La Almozara son algunos ejemplos.

Los párquines subterráneos, al 40%

Los aparcamientos subterráneos recuperan clientes, pero aún así mantienen unas cifras mejorables. Según fuentes del sector, la media de los estacionamientos públicos bajo tierra de Zaragoza ronda entre el 40% y el 50% de ocupación. Y eso que durante los últimos años han bajado los precios de manera notable. Entre 2010 y 2015, la crisis económica, la implantación del tranvía y la irrupción de los centros comerciales hicieron que el negocio cayera en picado, en torno a un 40%. Desde hace tres años, las cifras van mejorando y, según las citadas fuentes, el incremento del año pasado rondó el 8%. Para ello, el sector ha tenido que adaptar sus tarifas. En el aparcamiento de la calle de Moret, el último en llegar, se puede dejar el coche todo el día por entre 5 y 6 euros.

En cuanto a la zona azul, la cifra de estacionamientos el año pasado cayó un 2,2%. Se hicieron 6.357.996. Pese a la leve caída, achacable a las restricciones para entrar al centro, la recaudación subió un 2,8% con respecto a 2016, hasta los 6,1 millones de euros.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo