Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Zaragoza

Urbanismo apremia a nuevas obras de conservación en el cuartel Mayandía

La última inspección revela deficiencias en fachadas, cubiertas y en la red de saneamiento en el inmueble.

Estado del cuartel de Mayandía

El Ayuntamiento de Zaragoza ha solicitado al Ministerio del Interior, como propietario del cuartel de General Mayandía, la ejecución de nuevas obras de conservación en el deteriorado inmueble que alberga dependencias de la Policía Nacional. El requerimiento llega a través del informe elaborado por el Servicio de Inspección del área de Urbanismo, tras la visita realizada al edificio el pasado mes de agosto, como consecuencia de una denuncia presentada por el sindicato SUP.

En sus conclusiones, los técnicos municipales no encontraron problemas estructurales como para decretar el cierre del cuartel, pero sí defectos de conservación que, entre otras consecuencias, han derivado en la caída de cascotes a la vía pública y al patio interior, utilizado como aparcamiento de los vehículos policiales.

Así ocurrió en el mes de mayo. El desprendimiento de losetas de una de las cornisas obligó a la intervención de Bomberos y Policía Local para precintar una de las aceras colindantes. En aquel momento se llevó a cabo una inspección que obligó a la instalación de lonas que protegieran a los peatones. Sin embargo, en la visita que hicieron los arquitectos en agosto reflejaron que “deberán revisarse el resto de remates de las terrazas porque en general presentan un estado deficiente”.

De hecho, hace apenas diez días, fueron los propios agentes de policía los encargados de acordonar por su cuenta una de las aceras -en la esquina de las calles de Crespo Agüero y Juana Francés- ante una nueva caída de cascotes a la vía pública.

Pero el informe hecho público este miércoles va más allá. La fachada interna del edificio de viviendas adosado al cuartel “se encuentra en muy mal estado de conservación”, lo que también ha derivado en desprendimientos al patio interior. Además, en los techos de las terrazas de la cuarta planta “se observan extensas manchas de humedad, cuyo origen está en la falta de estanqueidad de la cubierta”, señalan los técnicos.

Por su parte, en la planta baja del edificio donde se encuentra la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional “existen humedades generalizadas en los muros” y varios pilares “con pérdida de hormigón en la base, y en algún caso con las armaduras vistas”.

En cuanto a las fachadas exteriores, “la que presenta un estado más desfavorable es la del edificio de viviendas”, donde faltan “muchos solaretes con riesgo de posible caída” y cristales en las ventanas “lo que permite el acceso de aves al interior”, revela el informe.

Por todo ello, Urbanismo requiere a los propietarios del inmueble la puesta en marcha de hasta siete obras de reforma y conservación, que afectan a la cubierta, las fachadas, los elementos de impermeabilización, las ventanas, los pilares de hormigón dañados, los zócalos y la red de saneamiento.
 

Aviso tras aviso

Este requerimiento se une a las numerosas llamadas de atención que ha recibido el Ministerio por el precario estado de su principal cuartel policial en la capital aragonesa. En julio del año pasado, la Secretaría de Estado de Seguridad alertó de la “muy deficiente” conservación a través de un voluminoso informe que evidenció lagunas de seguridad impropias para un inmueble de tales dimensiones y con actividad policial en su interior.

Por ejemplo, destacó que el edificio carece de algunos elementos de prevención ante incendios, como detectores de humo, central de alarma, sirenas o planos de evacuación por sus diferentes plantas. Además, señaló que la presión de las bocas de incendio equipadas (BIEs) es “muy baja” por lo que se reclamaba la instalación de un depósito de reserva de agua.

Este 2016, otra inspección técnica emitió un informe “desfavorable” del cuartel, al presentar importantes deficiencias en “la mayoría” de los aspectos analizados por los arquitectos. En ese mismo documento se cifraba en unos 1,7 millones de euros el coste de acometer las reformas básicas necesarias para que el edificio pueda cumplir su función con todas las garantías de seguridad.

El cuartel fue inaugurado en octubre de 1945 y en su interior trabajan a diario cerca de 650 agentes, prácticamente la mitad de la plantilla de la Policía Nacional de Zaragoza. La mayoría de los trabajadores pertenecen al área de Seguridad Ciudadana y de las Unidades Especiales, así como a la comisaría Centro y a delegaciones administrativas como las destinadas a formación. Además, es el garaje de todos los vehículos policiales de la Jefatura en la ciudad.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo