Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

La Puebla de Alfindén

Un juez investiga la venta de una casa en la que 'desapareció' la cocina

Los compradores dieron dos semanas al vendedor para que recogiera sus enseres personales, pero han denunciado que aprovechó esos días para causar importantes daños materiales.

De la cocina que aparecía en las fotografías con las que se anunciaba la vivienda solo quedaron las cortinas.HA

La buena fe puede salir cara. Y a un vecino de La Puebla de Alfindén podría costarle unos cuantos miles de euros, los que tendrá que invertir en reparar los importantes destrozos que encontró en la casa que acababa de adquirir. El comprador, que abonó 145.000 euros por la vivienda, dio un plazo de gracia de dos semanas al anterior propietario para que hiciera la mudanza. Por contrato, este último sabía que lo único que podía llevarse de allí eran sus muebles y objetos personales. Pero cuando el ahora denunciante entró en su nuevo domicilio, el pasado mes de enero, lo encontró "patas arriba".

Se trata de un caso muy similar al denunciado por otra pareja en Santa Isabel, a la que confiar en la persona que les había vendido la "casa de sus sueños" le costó mucho dinero y muchas noches sin dormir. Afortunadamente, la Justicia les dio la razón.

Según consta en la denuncia por estafa y apropiación indebida que ya tramita un juzgado de Zaragoza y por la que se investiga al vendedor de la casa de La Puebla de Alfindén, los nuevos inquilinos se encontraron con los armarios empotrados y los ‘splits’ del aire acondicionado arrancados, así como con la cocina completamente desmontada: ni un electrodoméstico ni una estantería. Las paredes estaban desnudas y únicamente colgaban de ellas unas viejas cortinas. Para colmo, aseguran los perjudicados, quien desmontó todos estos elementos lo hizo sin el menor cuidado, provocando considerable daños en las paredes: zócalos, rodapiés, tabiquería y alicatado.

"El trastorno fue importante, porque además de llevarse una gran desilusión al encontrarse la casa en esas condiciones, el comprador y su pareja tuvieron que retrasar bastante tiempo su traslado allí", explica el letrado Víctor Laguardia, que representa a los denunciantes.

Para que quedara claro que no exageraba, el afectado decidió ponerse en contacto enseguida con la inmobiliaria que había cerrado la compraventa. Un empleado llamó al vendedor para pedirle explicaciones, reconociendo este en un primer momento lo sucedido y ofreciéndose, al parecer, a buscar una solución extrajudicial. Pero como señala el abogado del comprador en su denuncia, "este se desentendió después de la reclamación, no atendiendo a los requerimientos ni de la inmobiliaria ni del propio denunciante".

Los compradores querían que quedara constancia del estado en que habían encontrado la casa, por lo que solicitaron la intervención de la Policía Local de La Puebla de Alfindén, que el 6 de febrero se presentó allí para hacer un reportaje fotográfico y emitir después el correspondiente informe.

"No especificaron nada"

El Juzgado de Instrucción número 12 ha tomado ya declaración al antiguo propietario de la vivienda en calidad de investigado. Al preguntarle por qué había desmontado los armarios empotrados de todas las habitaciones y había dejado los del vestidor sin puertas, V. I. A. manifestó que "en el contrato de reserva no especificaron nada". Según explicó al juez, el acuerdo estipulaba que él se llevaría los muebles. Y entiende el denunciado que esto incluía también los empotrados en la pared.

Respecto a la ‘desaparición’ de la cocina y la climatización, que sí aparecían en las fotografías con las que se había publicitado la venta del unifamiliar, el investigado mantiene que la inmobiliaria ya sabía que se los iba a llevar y que esta le había transmitido que el comprador no ponía inconveniente. Pero esta versión difiere por completo de la que dio el representante de inmobiliaria, que también ha comparecido en el juzgado como testigo. "Imagina que pudieras poner la casa boca abajo. Lo que se caería es lo que te puedes llevar", aseguró el empleado que le dijo al encausado.

Tampoco reconoce que vendedor que causara daños en las paredes de la vivienda a la hora de desmontar los empotrados o el resto de elementos. De hecho, recordó al juez que es montador de muebles y tuvo "especial cuidado" en no causar ningún desperfecto. Las diligencias se encuentran en una fase muy avanzada y todo apunta que el denunciado acabará en el banquillo.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo