Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EMPRESAS

Ya son cuatro las empresas participadas por Savia Capital Atracción que fracasan

Tras los cierres de Athenia, Vitro y CAG, Poliamidas presenta concurso de acreedores

En la fotografía de archivo, instalaciones de Poliamidas del Somontano en Barbastro
Ya son cuatro las empresas participadas por Savia Capital Atracción que fracasan
JOSÉ LUIS PANO

Era una noticia anunciada y, desgraciadamente, se ha confirmado. Poliamidas del Somontano, otra de las empresas en las que invirtió Savia -la firma de capital riesgo impulsada por la DGA- ha echado la persiana. La compañía, ubicada en Barbastro y dedicada a la fabricación de plásticos, no ha podido superar la mala situación que venía atravesando y ha cesado su actividad. De hecho, ha presentado concurso de acreedores y está a la espera de que sea aprobado por el juez.

Según reconocieron ayer fuentes de Savia, la situación que atravesaba la firma era "crítica", aunque recordaron que el sector de las poliamidas en la provincia oscense también ha sufrido otros cierres, como el de Polyone. No en vano, sus cinco trabajadores -muy lejos de los 70 que se previeron cuando echó a andar- se vieron obligados a ir a los tribunales, que acabaron dándoles la razón, para terminar su relación laboral y poder ingresar los salarios que se les adeudaban.

Las pérdidas de la compañía rozaban los 800.000 euros, según las últimas cuentas publicadas en el registro mercantil y que datan de 2006. Fracasa así otra de las empresas participadas por la filial Savia Capital Atracción, gestionada por la polémica Möbius, con la que la DGA decidió rescindir su contrato. Y ya van cuatro. Poliamidas se suma así a los casos de Athenia y Vitro Teruel, con procesos judiciales pendientes, y al de CAG, que sufrió todo tipo de avatares hasta su venta este verano a Tecnam.

El balance de Möbius resulta, por tanto, decepcionante. De las seis empresas en las que invirtió tras hacerse con la encomienda de gestión por parte de la filial de Savia, tres han cerrado y una se ha malvendido. Solo en los casos de Zitralia y Aegis Security la empresa de capital riesgo consiguió desinvertir.

En el caso de Poliamidas, Savia aportó el 40% del capital para iniciar la actividad. La empresa arrancó en 2004 con 900.000 euros y tras sucesivas ampliaciones de capital -la última el pasado mes de octubre- llegó a los 4,8 millones de euros. Pero la situación se había convertido en insostenible. No en vano, la compañía estaba pendiente de dos embargos: uno a favor de la compañía pública de garantía Avalia, que reclama a Poliamidas 240.656 euros; y otro a favor de la entidad financiera La Caixa, que exige a la empresa 331.922,37 euros. Ambas han hecho constar ya la anotación preventiva en el registro de la propiedad, por mandamiento del Juzgado de Primera Instancia número uno de Barbastro. Las anotaciones afectan a las naves que la compañía tiene en el Polígono Industrial Valle del Cinca de Barbastro y que tiene hipotecadas con Multicaja. En el caso de Avalia, esa primera anotación -que data de febrero del año pasado- fue luego mejorada en abril, con el objetivo de trabar nuevos bienes para cubrir la cantidad exigida. La empresa llevaba meses intentando vender una de las naves por un valor de 1,2 millones de euros. Ahora, esa operación se ha paralizado, ya que la nave entrará en el concurso de acreedores.

Etiquetas