Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SOLOS

Unos 50.000 aragoneses de más de 65 años viven solos en sus hogares

Casi 82.500 personas de la comunidad tienen más de 80 años, el 6,2% de la población total

El hallazgo de los cadáveres de un matrimonio de 83 años que llevaba un mes muerto en su casa ha vuelto a poner de actualidad el envejecimiento de la sociedad aragonesa y el hecho de que, en la comunidad, hay ya unos 50.000 mayores de 65 años que viven sin compañía.

“Lo importante es que nadie en su domicilio pueda quedarse solo sin que nadie le eche en falta”. De esta forma tan sencilla lo expresa la directora de la residencia asistida Santa Teresa de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Lita Bergasa. Es una realidad palpable de que las tradicionales redes vecinales y el sistema fallan.

El tema preocupa y más en una comunidad en la que 48.941 personas de más de 65 años viven solas en sus domicilios, según los datos de la última Encuesta de Condiciones de Vida. La cifra equivale al 10% de la totalidad de los hogares existentes.

Además, Aragón envejece y más que envejecerá. Ahora hay 262.071 ciudadanos de más de 65 años y de éstos 82.412 superan los 80 años. Así lo reflejan los datos proporcionados por el Instituto Aragonés de Estadística calculados con la información del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2008. El colectivo de personas que superan la edad de jubilación representa el 19,75% de la población total (1.326.918), y los mayores de 80 años suponen ya el 6,2%.

“La población envejece tan rápidamente que la sociedad no se puede adaptar a las nuevas necesidades al mismo ritmo”, afirma la presidenta de la Sociedad Aragonesa de Geriatría y Gerontología, Pilar Ochoa. Esta especialista tiene claro que faltan “medios” y “recursos”.

Así, comenta que en la comunidad aragonesa se podrían aumentar en los hospitales las unidades de valoración (equipos de profesionales que estiman el estado de un paciente). Uno de los aspectos que opina se puede mejorar es la convalecencia de los ancianos tras una operación quirúrgica. Pone un ejemplo: “Tras una operación de cadera la persona se va a su casa, y resultaría mucho más provechoso que tuviera una buena convalecencia, se recuperara y saliera del hospital andando”, dice.

¿Hay suficientes geriatras? Recientemente, el presidente de la Sociedad Española de Geriatría (SEG), Pedro Gil, denunciaba que no se cuenta con el necesario personal para atender adecuadamente a los ancianos. Cada año, alrededor de medio centenar de médicos terminan la especialidad de geriatría en España.

La sanidad pública aragonesa cuenta actualmente con poco más de una veintena de geriatras. De ellos, la gran mayoría ejercen en los hospitales de la capital aragonesa, además de 4 en Huesca, 2 en Teruel y 1 en Barbastro.

Para Pilar Ochoa en el colectivo de personas mayores que viven solas confluyen distintos problemas. Por un lado, están aquellas que necesitan ayuda y “tienen que quedarse solas hasta que les toca”. También las hay que rechazan “de plano” cualquier tipo de recurso asistencial, ya que se encuentran “sanas mentalmente” y prefieren llevar su ritmo de vida. “Los hay que ni siquiera van al médico de cabecera, con lo cual resulta imposible que en algún momento se les pueda realizar una valoración y prevenir los problemas que les pueden sobrevenir”, apunta esta especialista.

La Sociedad Aragonesa de Geriatría y Gerontología va a centrar una de sus próximas jornadas en las ancianas, solteras o viudas, que siguen defendiéndose por ellas mismas cuando ya rondan los 90 años. Un fenómeno preocupante. “Las mujeres tienen una mayor esperanza de vida y se hacen más dependientes. La artritis y la osteoporosis son dolencias comunes que incapacitan mucho”, señala Pilar Ochoa.

Las situaciones se complican todavía más en el medio rural de las comarcas, donde la población está muy dispersa. La soledad es uno de los problemas más graves y duros. En Zaragoza, por ejemplo, Cáritas Diocesana atiende a unos 80 ancianos en el proyecto de acompañamiento domiciliario. Muchas veces bastan unas horas para charlar o acompañar al médico a uno de estos mayores.


Etiquetas