Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ZARAGOZA

Unas 1.500 personas se manifiestan contra el recrecimiento de Yesa

La marcha también sirvió para protestar contra otros embalses y contra la política hidráulica.

El grueso de la marcha, en el paseo de Sagasta. En la marcha se vieron decenas de pancartas.
Unas 1.500 personas se manifiestan contra el recrecimiento de Yesa
ARáNZAZU NAVARRO

Unas 1.500 personas -más de 2.000 según los organizadores- se manifestaron ayer por el centro de Zaragoza para mostrar su rechazo al recrecimiento de Yesa. La marcha, convocada por la Asociación Río Aragón y por la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret), transcurrió en un ambiente festivo y congregó a numerosos colectivos ecologistas, sociales y de afectados que también protestaron contra otros embalses y contra la política hidráulica del Gobierno central.

De hecho, la manifestación se celebró bajo cuatro lemas distintos: 'aquí hay vida, Yesa no'; 'ríos con agua, ríos vivos'; 'los grandes embalses son trasvase'; y 'no al chantaje de Zaragoza'. Con este último eslogan y con el reparto de 3.000 octavillas, los organizadores quisieron difundir el mensaje de que el recrecimiento de Yesa no es necesario para que la ciudad pueda beber agua del Pirineo.

La protesta partió pasadas las 12.00 de la sede de la Confederación, recorrió el paseo de la Independencia y la calle de Alfonso y acabó en la plaza del Pilar, frente a la Delegación del Gobierno. Allí se leyó un manifiesto en el que se denunció que el recrecimiento de Yesa es "profundamente injusto" porque, además de inundar otras 1.500 hectáreas en una comarca que ya perdió 2.400 hace medio siglo, supone "un atentado irresponsable" contra la seguridad de las personas que viven aguas abajo de la presa.

El texto criticó que la ampliación del embalse "supone la destrucción de varios kilómetros del camino de Santiago y de varias hectáreas declaradas ZEPA o LIC" y afirmó que es un proyecto "disparatado y despilfarrador de fondos públicos" cuyo coste ha pasado de 113 a 260 millones de euros.

También se denunció "la manipulación" de asociar el recrecimiento de Yesa al abastecimiento de agua a Zaragoza y que el borrador del nuevo Plan Hidrológico del Ebro "lejos de apostar por el respeto a los ríos, no hace sino aumentar los embalses". "El objetivo definitivo del recrecimiento de Yesa y de los grandes pantanos son los trasvases, el trasvase que no hacen por delante lo intentan por detrás", aseguraron los organizadores.

En la marcha participaron colectivos como Ecologistas en Acción, Apudepa, los afectados por embalses como Biscarrués, Mularroya, Susía o Riaño (León), los de la mina de Borobia... También hubo un centenar de manifestantes de la Plataforma en Defensa del Ebro llegados desde el Delta que portaron la tubería que simboliza la oposición al trasvase. Chunta Aragonesista estuvo reprentada por toda su plana mayor.

"Estamos satisfechos porque hemos cumplido nuestros objetivos -aseguró tras la marcha el presidente de la Asociación Río Aragón, Luis Solana-. Ha sido un acto muy visible que ha lanzado un mensaje claro y ha dejado claro que Zaragoza no necesita recrecer Yesa para beber agua de calidad... pero solo ha sido un hito más y vamos a seguir luchando", advirtió.

Etiquetas