Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRABAJO

Un viaje de 1.400 kilómetros para 'visitar' Canfranc

Un bus de temporeros llegado de Murcia es devuelto por las autoridades francesas tras cruzar al país vecino para trabajar. Aquí están en situación regular, allí no

El autobús fue escoltado por dos vehículos de la Policía francesa hasta Canfranc.
Un viaje de 1.400 kilómetros para 'visitar' Canfranc
HA

Al final, todo quedó en una fugaz visita a la localidad de Canfranc. Y si bien es cierto que el municipio oscense está cargado de destacados reclamos turísticos y gastronómicos, no lo es menos que viajar 1.400 kilómetros en autobús para pasear apenas cuatro horas por el pueblo no sale a cuenta. Es lo que les pasó a una treintena de temporeros que, llegados desde Murcia, se dirigían rumbo a Francia para trabajar contratados por una empresa de la ciudad levantina. Pero su objetivo final chocó de frente con las autoridades francesas.

 

Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Huesca, una caravana de trabajadores cruzó ayer la frontera con destino a una ciudad -que no precisaron- del país vecino donde les esperaba un empleo concertado desde Murcia, lugar de donde partieron los autobuses. Sin embargo, ya en terreno galo, la Policía les daba el alto para verificar que cumplían con todos los requisitos legales para desempeñar esa labor en su territorio. La mayoría pudo seguir su camino, pero una treintena de ellos -todos ellos extranjeros- tuvo que volver rumbo a España.

 

Al parecer, les faltaba parte de la documentación necesaria. Escoltados por dos coches de la Gendarmería fueron devueltos al municipio del Pirineo aragonés. Una vez allí, pasaron por la comisaría del pueblo donde se les volvió a examinar los papeles que, en este caso, sí que servían para acceder a España en situación regular.

 

Tras superar los trámites legales, fueron puestos en libertad a la espera de que llegara el autobús que les devolviera a Murcia. Mientras tanto, deambularon por el municipio. "Vinieron a eso de las 13.00 a tomar un refresco y, sobre todo, a cargar los móviles", relataron desde el restaurante Thania. También acudieron al bar La Aduanilla. Pero la visita tocaba a su fin. En torno a las 17.00 de la tarde llegaba su medio de transporte. Todavía les restaban más de 700 kilómetros de vuelta a casa.

Más de 13.000 temporeros al año

La vendimia francesa, que daba comienzo hace diez días, recibe este año a más de 13.500 temporeros que acudirán en esta ocasión a la campaña de recogida de uva en el país galo, lo que supone un aumento de 1.500 trabajadores respecto al año anterior. Según informó la Secretaría de Migraciones de la Federación Agroalimentaria de UGT, la causa de este incremento es la caída de los puestos de trabajo en otros sectores, como la construcción.

 

Este enorme flujo de trabajadores a través del Pirineo conlleva que situaciones como la que sufrieron ayer una treintena de temporeros en Canfranc sea algo relativamente corriente. El salario que recibirá cada trabajador por hora deberá superar los 8,82 euros, ya que este es el salario mínimo interprofesional en Francia, mientras que la media que se paga en España en campañas de vendimia ronda los 6 euros. A este dato hay que añadir que en Francia se pueden recibir una serie de prestaciones familiares para aquellos que realicen una actividad igual o superior a 18 días de trabajo, 120 horas al mes o 200 horas al trimestre.

Etiquetas