Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

HABRÁ UNA SOLICITUD ÚNICA

Un nuevo decreto agilizará el proceso para adjudicar farmacias en Aragón

El sector propone medidas para repartir mejor el número de boticas en algunas zonas

El Gobierno de Aragón ultima un decreto que agilizará el proceso para adjudicar, abrir o traspasar oficinas de farmacia, y que sustituirá al que estaba vigente desde 2001. La intención es que todos los trámites que retrasaban estos procesos se reduzcan considerablemente, ya que en casos extremos se han prolongado hasta 3 años. Esto en zonas muy pobladas como Zaragoza no suponía grandes problemas, pero sí que lo hacía en las rurales. Allí, un farmacéutico podría renunciar a su botica para, por ejemplo, abrir otra en la ciudad. Sin embargo, hasta que no finalizaban los largos trámites y se adjudicaba la farmacia a otro, no podía emprender el nuevo proyecto.

La norma corrige plazos y trámites, permite que ahora las adjudicaciones se resuelvan en una sola reunión y elimina burocracia. Pero aunque el colectivo insiste en que en líneas generales es positiva, se van a presentar alegaciones para intentar modificar algunos aspectos. El plazo está abierto hasta el 16 de septiembre.

El Colegio de Farmacéuticos insiste en que la ley actual y el decreto que se preparan son positivos, pero lucha para que estos avances tengan repercusión en una mejor atención. Por eso, y a falta de consensuar su postura con los representantes de Huesca y Teruel para ultimar las alegaciones, desde la institución colegial en Zaragoza se insiste en que sería positivo intentar repartir mejor los recursos disponibles en el territorio.

La ley marca que en la zonas urbanas, puede haber una farmacia por cada 2.600 habitantes, y otra más cada vez que a esta cifra se añadan otros 1.500. En las rurales, es una por cada 2.000 personas, y también puede añadirse otra si la población se incrementa.

Teniendo en cuenta pueblos y ciudades, de media, en Aragón, suele haber una por cada 1.800 personas. No obstante, la carencia de regulación en los años 50 o el hecho de que existen algunas excepciones hacen que en el Centro de Zaragoza -por ejemplo-, haya una cada 800 habitantes.

Esto contrasta con zonas en expansión, como Montecanal o Rosales del Canal, donde aún no hay botica, si bien se ha modificado la regulación de zonas sanitarias para que en el futuro puedan abrirse las necesarias.

"En algunos sitios sobran y en otros faltan", comenta el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Juan Carlos Gimeno. "Por eso una opción sería anexionar algunas zonas de salud actuales y dar la oportunidad de trasladarse a los farmacéuticos que actualmente están en zonas saturadas. Así se daría capilaridad al servicio", concreta. Sostiene, además, que el Colegio defiende que se abran boticas en las zonas en las que se necesiten.

Y es que, hoy por hoy, la ley marca que una farmacia está asignada a una zona y no puede cambiarse a otra, un inconveniente a veces para hacer el servicio más accesible. "Debemos adaptarnos al crecimiento demográfico y también abrir boticas en zonas en las que se proyectan nuevos centros de salud", sostiene Gimeno.

Por ejemplo, mientras la Margen Izquierda de Zaragoza (sector I de salud) o Calatayud, crecen exponencialmente y requieren más recursos, otras zonas del Centro tienen muchos establecimientos y en algunos casos acogen a una población más envejecida que conlleva, a medio plazo, cierta despoblación.

La DGA ya ha unificado algunas zonas, como las de Independencia y Rebolería o las de Delicias. No obstante, se demandan más acciones.

Aspectos concretos

La norma recoge novedades y mantiene otros aspectos. Por regla general, la distancia mínima entre estos establecimientos debe ser de 250 metros, aunque se establecen excepciones (nunca inferiores a 225 metros) en algunos casos. También recoge normativa de horarios (el mínimo es, salvo excepciones, de 10 a 13 y de 17 a 19). No obstante, sus principales novedades atañen al proceso de adjudicación de farmacia.

El nuevo decreto descarta que sea necesaria una petición, una garantía de 3.000 euros y una tasa para cada zona y oficina a la que se opte en el concurso. En cambio, todo se formulará desde una solicitud única. Además, para adjudicar las farmacias se elimina la fase del BOA y todo será en una reunión única que se celebrará atendiendo a los puntos de cada aspirante y viendo a qué boticas pueden optar en función de sus méritos.

Etiquetas