Aragón
Suscríbete por 1€

TODOS LOS SANTOS

Un 1 de noviembre de lo más tranquilo en Torrero

Miles de zaragozanos acudieron ayer al cementerio, pero el puente y el buen tiempo hicieron que la afluencia fuera menor que otros años.

Aspecto que ofrecía a media mañana una de las calles del cementerio de Torrero.
Un 1 de noviembre de lo más tranquilo en Torrero
JOSÉ MIGUEL MARCO

Lo decían los taxistas, los empleados municipales y también muchos de los ciudadanos que, como todos los 1 de noviembre, se acercaron al cementerio de Torrero para honrar a sus muertos. Aunque el camposanto de la capital aragonesa volvió a recibir miles de visitas, la festividad de Todos los Santos de ayer fue de las más tranquilas de los últimos años.

 

"Esta semana ha habido días en los que casi hemos tenido más gente que hoy -aseguraba una de las trabajadoras encargada del puesto de información situada en la entrada antigua del cementerio-. Se nota que el puente de tres días y el buen tiempo han hecho que la gente escalone sus visitas para poder irse al pueblo o de escapada".

 

"Yo toda la subida de Torrero la he hecho sin tener que parar ni una vez, ni siquiera en los semáforos. Eso no me había pasado en la vida -comentaba por su parte un taxista que acababa de dejar a un cliente-. Normalmente no nos gusta venir al cementerio en un día así porque te puedes quedar media hora atascado, pero hoy he visto incluso menos coches que entre semana".

 

Mari Carmen Giménez Domínguez, su hermana Erminia y su marido, Evaristo Méndez llevan "unos 30 años" acudiendo a Torrero el 1 de noviembre. Ni un día antes. "Lo hacemos así porque es una tradición familiar, pero es verdad que en los últimos años se nota que el día de Todos los Santos el cementerio está cada vez menos masificado porque la gente adelanta su visita", contaban frente a una de las tumbas de sus familiares fallecidos.

"Aquí ya solo venimos los mayores, si se mira bien casi todos tenemos más de 50 años", decía en la parte nueva del camposanto Julio Garcés Gálvez. Él y su mujer, Ana María Ferrer Calahorra, habían acudido a visitar los nichos de sus padres. "Tenemos un hijo, pero a los jóvenes no les gustan estas cosas y tampoco les podemos obligar", señalaban.

 

Para la zaragozana Mercedes Prades Romea, la festividad de Todos los Santos es un día agridulce. "Por un lado estoy triste, pero al mismo tiempo me gusta recordar a los que ya se fueron con una oración -explicaba mientras limpiaba uno de los nichos de su familia-. He venido con mi cuñado y entre visita y visita pasaré toda la mañana, pero es que mi madre hasta se quedaba a comer. Era una costumbre que adquirió de mi abuela".

 

Visita de las autoridades

Como todos los años, una delegación de la corporación municipal encabezada por el concejal delegado, Laureano Garín, realizó la tradicional visita al cementerio. Estuvo acompañada por el rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López, y por el arzobispo de la ciudad, Manuel Ureña. López y el decano de la Facultad de Medicina, Arturo Vera Gil, depositaron una corona de flores en el panteón que la Universidad tiene en Torrero en homenaje a los que han donado su cuerpo a la ciencia.

 

Además, el Consistorio aprovechó la celebración de ayer para estrenar la nueva página web del camposanto de Torrero, un portal en el que se facilitan trámites como los cambios de titularidad de los nichos o las solicitudes de enterramiento gratuito. También se cuenta la historia del cementerio, se puede acceder a una galería de imágenes o solicitar visitas guiadas.

Etiquetas