Despliega el menú
Aragón

ALERTA POR INCENDIOS EN ARAGÓN

Un muerto y 10.000 hectáreas quemadas, trágico balance del fuego

El fallecido, Ramón Conejero, era bombero profesional de la Diputación Provincial de Teruel desde 1990, tenía 47 años, era natural de Teruel y tenía dos hijos. Cuando se dirigía al foco del fuego, se precipitó por un barranco con el camión que conducía. Con esta víctima ya son cinco los miembros de retenes de extinción muertos, después de que otros cuatro bomberos perdieran la vida en Tarragona.

Los seis incendios activos en Aragón han calcinado ya, 10.000 hectáreas, 7.000 de ellas en el fuego declarado en Aliaga (Teruel), que avanza con dos frentes activos y en el que se concentran ahora la mayoría de los esfuerzos de los equipos de extinción, dada la buena evolución del resto de incendios.

Según los últimos datos proporcionados por el Ejecutivo aragonés sobre las 18 horas de este jueves, los esfuerzos de los equipos de extinción están permitiendo que la evolución de los incendios de Valdeltormo, Mazaleón y Cedrillas, en Teruel, y el de Morés, en Zaragoza, sea favorable, y se confía en que, si las condiciones no cambian, puedan tener sus frentes estabilizados en pocas horas.

El incendio de Alloza, en el que se han quemado alrededor de mil hectáreas, también ha mejorado a pesar de que a primera hora de la tarde se han reactivado las llamas en una de las zonas, a lo que hay que sumar un nuevo foco declarado en la zona de Los Olmos provocado por las adversas condiciones meteorológicas.

Por esta buena evolución muchos de los efectivos que trabajaban en estos siniestros se han podido trasladar al incendio de Aliaga, que tiene dos frentes activos y en el que ahora se concentran la mayor parte de los medios terrestres y aéreos de la provincia.

El operativo desplegado para atajar los fuegos está compuesto por seiscientas personas, del Gobierno de Aragón, los Ministerios de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y de Defensa, y efectivos de la Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana y Asturias.

Aunque han llegado a ser 1.600 las personas evacuadas de sus domicilios debido a los incendios, durante la tarde de este jueves la mayoría han regresado a sus hogares. También han vuelto a casa, a Aldaia (Valencia), el grupo de 130 personas, entre niños y monitores, que pasaban unos días en el cámping Las Aguas de Cañizar del Olivar y que fueron evacuados a la una de la madrugada en dirección a Estercuel, en cuyo polideportivo han dormido.

El grupo, de niños y adolescentes, de entre 9 y 16 años, pertenece a la parroquia de la Asunción de Aldaia (Valencia).

Un fallecido

 

Sin embargo, pese a los terribles datos del número de hectáreas quemadas, la peor noticia del día llegaba con la muerte de un bombero en el incendio de Corbalán, donde falleció al precipitarse por un barranco la motobomba que conducía.

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha trasladado al presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, su pesar por la muerte del bombero, así como su preocupación por el daño ecológico que los incendios forestales están provocando en la Comunidad aragonesa.

El suceso tuvo en torno a las 11.30 de este jueves, cuando Ramón Conejero, bombero profesional de la Diputación Provincial de Teruel desde 1990, de 47 años y natural de la capital turolense, casado y con dos hijos, acababa de incorporarse a su turno en las tareas de extinción. Fueron los propios compañeros quienes alertaron del suceso y se activó el dispositivo de evacuación.

Etiquetas