Despliega el menú
Aragón

NIEVE

Un impulso irresistible

El cóctel era perfecto: mucha superficie por la que deslizarse, nada de aglomeraciones, nieve polvo sobre las laderas y mucho sol. "Como un día de febrero", resumió el director de Formigal, Antonio Gericó. Y así era, pero el ánimo no era el mismo. Calzarse las tablas y quitarse el 'gusanillo' después de siete meses de parón era el principal objetivo de miles de esquiadores.

Es tal el impulso que sienten los amantes de esquí que ni siquiera los trabajadores se salvan. "Por supuesto que tenía unas ganas locas de esquiar, aunque sea trabajo", explicaba José Antonio Ardanuy, un monitor de Formigal que acompañaba a tres pequeños de Calatayud. Él se había desfogado a primera hora, antes de iniciar la clase; mientras que otros, menos madrugadores, comenzaban a esquiar pasadas las diez de la mañana. Y también los hubo que se quedaron con las ganas, como el director Antonio Gericó, que miraba de reojillo como disfrutaban los compañeros mientras controlaba que todo estuviera perfecto y atendía a los numerosos medios que acudieron a la apertura de Formigal. "Mañana a primera hora", decía ansioso.

Entre las novedades de este año está la cinta para principiantes más larga de España (198 metros), aunque ayer no estuvo muy concurrida, y las reformas de varios restaurantes. "Ha quedado guapísimo", reconocieron Txema Zarralugui y Javier Manzanero mientras recuperaban fuerzas con una pizza en la terraza de Anayet. Era el mismo lugar al que una vecina de la zona aconsejó acudir a dos esquiadores madrileños, no habituales del centro, mientras compartían silla. "Hemos venido a probar suerte, a empezar la temporada", relataban Rafa Garrido y Pedro Puertas.

"Magnífica", "estupenda", "maravillosa" o "muy buena" eran los comentarios que más se escuchaban en los telesillas o en las pequeñas esperas antes de cogerlos. Los había que lo consideraban "un lujo a mediados de noviembre", pero también, aunque los menos, que tenía alguna que otra queja acerca de las bañeras que dejan los 'surferos' que ayer se concentraron, sobre todo, en Batallero y Garmet. "Soy partidaria de que se separen las zonas de tablas y de esquí, son formas diferentes de esquiar", decía la Elena Alonso.

También en Astún el comentario general era el buen estado de la nieve. "Está muy bien, hay que trabajarla un poco más, pero para primer día es suficiente", indicaba una esquiadora zaragozana. "Hemos pasado un día muy divertido, porque además, como no hay mucha gente, no hay que esperar colas", apuntaba Miguel, un navarro que acudió con sus hijos a la estación. Tampoco faltó alguna que otra crítica en cuanto a las instalaciones, como la de un joven vasco que lamentaba el estado del parquin: "Deberían asfaltarlo porque se forman muchos barrizales".

Etiquetas