Aragón
Suscríbete

GRANIZO

UAGA da por perdida toda la cosecha del melocotón de Calanda

En la zona de Calanda las tormentas han afectado al menos al 20% del melocotón, pero UAGA eleva la cifra al cien por cien. Asaja pide a la DGA que amplíe a Huesca la red antigranizo para tratar de minimizar los daños.

Melocotones derribados por las tormentas
UAGA da por perdida toda la cosecha del melocotón de Calanda
JOSé DíAZ

Las tormentas de agua y granizo que azotaron la comarca del Bajo Cinca el pasado lunes por la tarde han dañado hasta 4.500 hectáreas de frutales, según las estimaciones del sindicato agrario Asaja. La zona más afectada la forman las localidades de Fraga, Chalamera, Zaidín, Torrente, Osso de Cinca, Velilla y Ballobar, municipios en los que la producción de melocotón y nectarina es la que ha sufrido los mayores estragos, aunque también ha afectado a la pera y manzana. Los daños se calculan entre el 30 y el 50% de la cosecha, aunque en algunos campos ha sido de hasta el 70%, según la evaluación que han hecho los técnicos de esta organización.

El secretario general de Asaja en Aragón, Carlos Ferrer, reclamó ayer a la Consejería de Agricultura del Gobierno de Aragón y a las comarcas "que se pongan manos a la obra para ampliar la red antigranizo". Ferrer apuntó que "en algunas comarcas se podrían aprovechar los fondos de los planes de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, o buscar fórmulas para financiar esta instalación, que no eliminaría totalmente los daños pero sí reduciría sensiblemente los millones de euros de pérdidas que ocasiona el granizo en la provincia de Huesca".

El representante de Asaja destacó que "la campaña estaba desarrollándose en términos de normalidad en cuanto a precios". "Los productores mirábamos con optimismo el desarrollo de la temporada, y el golpeo del granizo nos da mucha rabia, porque parece que seguimos clamando en el desierto para la ampliación de la red antigranizo", lamentó.

Por otra parte, desde UAGA reducen la superficie afectada a entre 3.000 y 3.500 hectáreas en las mismas poblaciones de la ribera del Cinca. "Cada uno tenemos a nuestros técnicos haciendo la evaluación y prefiero no magnificar. Todavía debemos disponer de todos los datos", dijo David Solano. El responsable de UAGA comentó que los daños no habían sido igual de intensos en todas las zonas y que tampoco se sabe a ciencia cierta cuánto se había recolectado ya. En su opinión, la tormenta ha causado daños, pero no alcanza la magnitud de la que ocasionó la granizada del año pasado, que arrasó más de 8.000 hectáreas, ni lo que ha pasado en la zona de Calanda.

Tanto Solano como Ferrer coincidieron en señalar que resulta "muy difícil" hacer una cuantificación económica de los daños "por el bajo precio de los mercados y porque hay fruta aprovechable", apuntaron. El responsable de UAGA expresó su deseo de que se perite cuanto antes y reclamó que "no se aplique la cláusula de aprovechamiento industrial".

En el Bajo Aragón

Mientras, tres días después de las tormentas, los agricultores del Bajo Aragón turolense comienzan a valorar las pérdidas

ocasionadas en la producción de melocotón de Calanda. Los propietarios de los campos se enfrentan a una importante reducción de la cosecha que, según la Denominación de Origen, alcanzará entre el 15 y el 20% del total.

En Calanda, concretamente, las pérdidas ascienden a un 70 o un 80% de la producción. Según Samuel Sancho, presidente de la Denominación de Origen, son unas 250 hectáreas las que han sido diezmadas por culpa del pedrisco de un total de 1.000. "Prácticamente el único municipio afectado de la Denominación ha sido Calanda", sostiene Sancho. Estos datos contrastan con los facilitados por el sindicato agrario UAGA, que calcula que los daños se acercan al cien por cien.

De todas formas y pese a la polémica de las cifras, la cantidad de melocotón aportada por este municipio se verá reducida drásticamente en el mercado y va a ocasionar grandes pérdidas a los agricultores. La piedra ha arrasado gran parte de la producción local y pone en jaque a los empresarios calandinos a la hora de salvar el año. Sin embargo, el presidente de la cooperativa La Calandina, Antonio Cerdán, no es alarmista y da esperanzas a los consumidores. "Tendrán melocotón de Calanda", asegura.

Se suma a la tromba del día 21

Según Cerdán, los daños causados por esta segunda pedregada, sumados a los de la primera -la del 21 de julio-, se situarían en torno al 70% de las hectáreas de la Denominación de Origen.

"El problema que tenemos es con el seguro, porque de lo que te tasan en campo y de lo que te ponen en aprovechamiento industrial, la previsión no va a ser real porque se va quedar mucho melocotón en campo", afirma el gerente de la cooperativa.

Además, Cerdán critica que en fincas con daños de un 60, un 70 o un 80% el melocotón que se ha salvado llegue hasta las cooperativas. "Es inviable pasarlo por la cinta porque al socio le va a costar más dinero -comenta-. Por tanto, el problema está en lo que ahora nos descuenta Agroseguro como aprovechamiento industrial, que no va a ser la realidad. Es un problema para nosotros para salvar el año", explica.

Etiquetas