Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

POR UNA AP-2 SIN PEAJE ¡YA!

Transportistas y conductores demandan la gratuidad total de la AP-2 de Alfajarín a Fraga

Creen que liberar el peaje hasta Pina es una "buena medida, pero insuficiente", como parche hasta que se desdoble la N-II. Aún así, destacan que "lo peor sería que Fomento no haga nada".

Liberar el peaje entre Alfajarín y Pina de Ebro de la AP-2 no es una solución suficiente a los problemas de la N-II en ese tramo, pero es mejor que nada. A esta conclusión han llegado los usuarios y los transportistas que realizan habitualmente el trayecto entre Zaragoza y la capital bajocinqueña. El calamitoso estado de la N-II, con una elevadísima tasa de siniestralidad, ha pasado a ser insostenible para los conductores, que a la vez consideran el precio de la autopista como "muy caro".

Por otra parte, se ve con buenos ojos poner en el trayecto de Pina de Ebro a Fraga un peaje blando solo para vehículos pesados que permita reducir los costes a los transportistas y complete el efecto de traslado del tráfico de la carretera a la autopista que tendría la liberación del peaje hasta Pina. De todos modos, los conductores creen que la mejor solución sería liberar el recorrido completo entre Alfajarín y Fraga.

Así, el Ministerio de Fomento y el Gobierno aragonés estudian un acuerdo para liberar el peaje y, según algunas fuentes, tan solo quedan por solventar algunos aspectos técnicos. La medida podría adoptarse a finales de 2008, aunque será complicado, o principios del año próximo. Algo más difícil será conseguir la gratuidad del peaje hasta Fraga, porque las administraciones deben negociar con la empresa responsable de la carretera.

Los usuarios opinan

César Vivas, transportista, manifestó ayer, en el área de servicio de Pina de Ebro, que con liberar un tramo de autopista hasta Pina "no se solucionará el problema" y que "las administraciones deben esforzarse más". "No es una remedio convincente, es tan solo para maquillar el problema. La gratuidad tendría que ser hasta Fraga, porque los accidentes en la carretera nacional son demasiados", afirmó.

Los usuarios de la AP-2 también consideran imprescindible despejar la N-II de camiones y piensan que liberar la autopista "sería perfecto". "El problema es que en Aragón somos pocas personas, por lo que tenemos pocas infraestructuras", señaló Jesús Bueno, gerente de Tradime. Y matizó: " No se dan cuenta de que la mayoría de usuarios de nuestras carreteras son gente de fuera".

Vidal Gil, un conductor que circula todos los meses por la autopista, intenta "viajar lo menos posible por la carretera nacional porque es muy peligrosa, aunque la AP-2 sea cara". "Liberar el tramo entre Alfajarín y Pina de Ebro me parece una idea perfecta porque, ahora, la N-II está saturada de camiones y circular por ella es jugarse la vida", apuntó.

Para José María Ruiz todo lo que sea liberar es bueno, porque se evitaría la aglomeración que sufre la N-II. Además, opinó que la reducción de la factura es una buena idea porque "hay que dar prioridades al transporte". La mayoría de usuarios consideran razonable que los gastos de eliminar el peaje sean compartidos entre el Gobierno aragonés y Fomento. Aun así, consideran que la medida, si se confirma, llega tarde. "Es una crueldad que hayan tardado tanto en negociar. Han sido muchos años de desgracias", aseguró Cesar Vivas.

Desdoblar la N-II

Los usuarios coincidieron en la "prioridad" del desdoblamiento de la N-II y en que las medidas que se tomen en la AP-2 no deben eclipsarlo. "Lo primero es el desdoblamiento, no hay que olvidarlo. No podemos tener un tráfico del siglo XXI con carreteras del XIX", manifestó Jesús Bueno.

Para César Vivas, "el desdoblamiento es una necesidad. La carretera se ha quedado completamente obsoleta y está desbordada por la cantidad de camiones que circulan por ella".

Etiquetas