Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

CONTROL DESDE EL AIRE

Tráfico refuerza la vigilancia de la red secundaria con patrullas aéreas

Los helicópteros de la DGT sobrevuelan los tramos más conflictivos de la Comunidad y tramitan unas 30 denuncias mensualesLa N-II y la N-232, controladas desde el aire.

Tráfico refuerza la vigilancia de la red secundaria con patrullas aéreas
Tráfico refuerza la vigilancia de la red secundaria con patrullas aéreas

A 300 metros de altura, la matrícula de su coche sigue siendo visible. Debería de tenerlo en cuenta, si no quiere que le caiga una multa del cielo. A un buen puñado de conductores aragoneses eso ya les ha ocurrido. La mayoría circulaba por una carretera secundaria y con poco tráfico, lo que les llevó a bajar la guardia. Nunca imaginaron que alguien les estaba observando desde lo alto y que una cámara iba a inmortalizar su infracción. Sin embargo, varias semanas más tarde, recibieron en casa la fotografía tomada por uno de los helicópteros de Tráfico. Un 'recuerdo' curioso, pero algo caro.

Desde hace varias semanas, los paneles informativos que salpican la red viaria aragonesa lanzan una nueva advertencia: "¡Atención! Le estamos vigilando desde el aire". En un acto reflejo, el conductor levanta la vista al cielo y? casi nunca ve nada. Pero están ahí. "Los pilotos saben cuando dejarse ver y cuando no", advierte el director del centro de control de tráfico de Zaragoza, Adolfo Mozota. "Es verdad que la gente está más pendiente de las patrullas de carretera de la Guardia Civil, pero llevamos ya unos cuantos años vigilando desde el cielo", aclara.

Conducciones temerarias, adelantamientos indebidos, señales que no se respetan... nada escapa a la sofisticada lente que utilizan ahora las patrullas aéreas. Su potente teleobjetivo les permite colarse sin dificultad en el habitáculo del vehículo infractor, por lo que no debería extrañarse si le multan por hacer uso del teléfono móvil o no llevar puesto el cinturón de seguridad. Además de la red secundaria, las patrullas aéreas tienen como principal objetivo los tramos más conflictivos de la Comunidad. Y los tramos sin desdoblar de la N-232 y la N-II figuran entre ellos.

Un especialista de la Guardia Civil se encargaba antes de tirar las fotos. Cuando detectaba la infracción, pedía al piloto que siguiera al conductor y se le acercara lo suficiente para poder captar su matrícula. Ahora, las aeronaves han incorporado un sistema de grabación de vídeo que les permite volar sin el agente. Se graba primero y se denuncia después.

Ya no se para al vehículo

La experiencia ha demostrado que no es seguro maniobrar a baja altura, ni para la tripulación, ni para el vehículo multado. "Antes, por norma, los helicópteros hacían parar al infractor. Ahora es al contrario. Entraña un peligro muy alto y no queremos poner en juego ninguna vida", comenta el responsable del centro de control. "Si la ocasión lo requiere, podría hacerse -dice-. Pero es preferible contactar con las patrullas de carretera".

Los vuelos de vigilancia se programan sobre todo entre semana y por la mañana, lo que no quiere decir que no se multe por la tarde -especialmente en verano y durante el fin de semana. En cualquier caso, Mozota reconoce que nunca ha existido afán recaudatorio. "Estaremos hablando de unas 30 denuncias mensuales, una cifra muy discreta", explica. De hecho, el director del centro de gestión asegura que las aeronaves son, "sobre todo, una herramienta para controlar la circulación".

Tráfico dispone de siete bases de helicópteros repartidas por Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia, La Coruña, Valladolid y Zaragoza. Además de las tres provincias aragonesas, las dos aeronaves con base en Garrapinillos controlan también las carreteras de Navarra y La Rioja. "Trabajo no nos falta, aunque las fotografías con las infracciones que captamos fuera de nuestra Comunidad las remitimos a sus respectivas jefaturas para que las tramiten", explica Mozota.

Aunque contabilizan muchas horas de vuelo, pueden presumir de no haber sufrido ningún accidente grave. El mayor susto se produjo durante un "aterrizaje duro". Saltó una alarma, tuvieron que aterrizar deprisa y se partió el rotor de cola. No hubo víctimas.

La mejor forma de controlar los atascos y ofrecer alternativas. La fotografía se tomó la pasada Semana Santa por uno de los helicópteros de Zaragoza y corresponde a un importante atasco en la Ronda Norte. Desde el cielo, se envía esta información al centro de gestión para que ofrezca alternativas a los conductores.

Los primeros en llegar. La imagen corresponde a un choque en la A-2. Una furgoneta se quedó parada en la carretera y fue embestida por un camión.

La DGT tiene su propio hangar. Actualmente, Tráfico cuenta con dos helicópteros en Zaragoza. Dispone también de su propio hangar en Garrapinillos.

Etiquetas