Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MODELOS QUE FUNCIONAN / NAVARRA

Tradición sanitaria y gestión decidida

.

Imagen de la entrada del antiguo hospital de Navarra. Todo se encuentra en un mismo bloque.
Tradición sanitaria y gestión decidida
DIARIO DE NAVARRA

Pruebas diagnósticas en apenas 20 días y una media de espera para una consulta de especialidades en otros tantos. Esta es, sin duda, una de las numerosas bazas que ha hecho que Navarra se haya situado a la cabeza de las comunidades con mejores servicios sanitarios de España, según el último informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública del pasado mes de septiembre. Aunque a través de este mismo ranquin los aragoneses podemos presumir de estar en el quinto lugar, ¿qué convierte a Navarra en la comunidad sanitaria por excelencia?

Su organización intenta ajustarse a la distribución geográfica de esta Comunidad uniprovincial. De las 630.000 personas censadas, 300.000 viven en el entorno de Pamplona, 100.000 en el de Tudela y el resto en la zona rural. Para atender a toda la población se disponen de hospitales sanitarios secundarios, como Ubarmin, Reina Sofía y García Orcoyen, y un bloque hospitalario en la capital (formado por el antiguo Virgen del Camino y el hospital de Navarra). Mientras, la red de Atención Primaria la conforman 54 centros de salud y 250 consultorios (además, se dispone de equipamientos destinados a la salud mental y a la atención a la mujer). La dispersión geográfica, precisamente, es la que motivó a Navarra a adelantarse y poner en marcha hace diez años la telemedicina (historia clínica informatizada y posibilidad de concertar citas desde Primaria) -Aragón está en pleno proceso en estos momentos-.

Aunque la privada está presente, principalmente por la Clínica Universitaria de Navarra, tanto el director médico del Complejo Hospitalario de Navarra, Álvaro Gimeno, como la consejera de Salud, María Kutz, coinciden en que se ha hecho siempre una apuesta importante por la sanidad pública. No obstante, no niegan que los conciertos son una parte importante de su gestión, especialmente para combatir de manera efectiva las listas de espera. Y de momento ha dado buenos resultados: los tiempos de garantía tanto en procesos quirúrgicos como en consultas externas "tienen un cumplimiento de más de un 90%", aseguró Gimeno.

Hacerse una ecografía tiene una demora de 20 días, una resonancia de 22 y un TAC, de 12. La media de una consulta externa se sitúa en dos o tres semanas y una cirugía apenas supera los dos meses (en los últimos datos publicados en Aragón, había más de 1.000 pacientes pendientes de una operación desde hace más de medio año). La consejería de Navarra, como la de Aragón, publica las esperas a través de la página web del salud. "Se estudian las listas constantemente y se identifican los problemas. Se actúa sobre cualquier demora y se plantea una solución", explicó el director médico del Complejo Hospitalario. Por ejemplo, hace unas semanas se decidió invertir más de 50.000 euros en 'desatascar' la demora de colonoscopias pendientes. "En pocos días haremos en un solo hospital, en cuatro salas diferentes, más de 400", señaló Gimeno.

Aunque los ingredientes para reducir los tiempos de espera tanto de consultas como en cirugía son principalmente recursos económicos suficientes y personal "dispuesto" (se hace actividad extraordinaria por las tardes), la consejera de Salud, María Kutz, tiene claro y no oculta que cuando es preciso y necesario "por el bien del paciente" se recurre a la privada. "Es algo que se ha cuestionado mucho, pero creo que cuando no se pueden cumplir determinados plazos es necesario pensar en el bien del enfermo. Además, la gente lo entiende", apuntó. De hecho, el departamento de Salud es el mejor valorado por los ciudadanos, según una encuesta del Parlamento de Navarra.

Proyectos de organización

Para mejorar la calidad asistencial del paciente, la consejería de Salud de Navarra trabaja, además, desde hace varios años en una nueva organización de la Atención Primaria, dando un mayor papel a la enfermería, y una mejor utilización de los servicios hospitalarios. Dentro de este último criterio, por ejemplo, en los últimos años se han agrupado los servicios hospitalarios de Pamplona capital (antiguo Virgen del Camino y de Navarra) y se ha creado un solo centro de referencia. En ese sentido, se trabaja en la unificación de compras, servicios y especialidades, para evitar duplicidades.

En ese sentido, dentro del Plan Navarra 2012 (acordado entre el Gobierno de Navarra y el Partido Socialista de Navarra), con una inversión global en salud de 160 millones de euros entre 2009-2012, también se está construyendo un edificio único de Urgencias en la misma zona hospitalaria, con un coste de 17 millones de euros. "Va a tener muchas ventajas, una de ellas la propia organización de las guardias. Se van a facilitar mucho", manifestó la consejera de Salud.

Y si son importantes las infraestructuras sanitarias y el modelo organizativo (los esfuerzos también se centran en el ahorro del gasto), desde la consejería de Salud se tiene presente que una sanidad pública no puede funcionar sin personal suficiente y competente. Ante la falta de médicos, Navarra tuvo que hacer un plan de choque hace tres o cuatro años para reciclar y recuperar a sanitarios e incorporarlos a la red, sobre todo, en determinadas especialidades.

Además, se hacen Ofertas de Empleo Público (OPE), normalmente anuales, para consolidar plantilla. La última fue en 2009, con más de 300 plazas, y ya se está preparando otra (en Aragón solo se ha hecho una convocatoria desde el traspaso de las competencias sanitarias). "En estos momentos solo tenemos problemas en algunas especialidades, como Ginecología y Pediatría", manifestó Kutz.

Etiquetas