Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LLEGAN LAS REBAJAS

Tiendas y distribuidores se muestran satisfechos pese a la "austera" campaña de Navidad

La caída de los precios y el tradicional espíritu consumista de estas fechas permiten salvar una campaña esperada con grandes temores.

Al final no fue tan desastroso como se esperaba, y más de uno respira hoy ante su particular balance comercial. Tiendas, mayoristas y asociaciones de consumidores de la comunidad se muestran satisfechos después de salvar la campaña navideña de este año. Los implicados en el consumo en Aragón coinciden en señalar que, pese a la atonía que han reflejado las compras de estas fiestas, no se han hecho realidad las previsiones más pesimistas.

¿Qué ha hecho que los aragoneses se hayan plantado ante la crisis y hayan decidido mantener un pulso de consumo aceptable? Varias claves explican las atípicas navidades que ayer llegaban a su fin, y José Luis Yzuel, presidente de Horeca-Restaurantes, ofrecía una: "La crisis es innegable, pero en una buena mesa, las penas son menos", explica. Por eso, asegura que "la gente no ha dejado de salir a comer y a beber, lo cual es muy positivo". Eso sí, Yzuel reconoce que "ha bajado el tique medio, la gente no ha pagado tanto como otros años, y se priva de cosas, como la segunda botella de vino". Desde la Asociación de Cafés y Bares, su gerente, Jorge Bernués confirma que "pese a la psicosis de la crisis, la gente ha salido a disfrutar".

Al final, la Navidad es mucha Navidad, y a los consumidores les cuesta resistirse. Y más, con precios como los de este año. Como explica José Ángel Oliván, presidentes de la Unión de Consumidores de Aragón, "han sido las fiestas de los precios bajos, era raro pasar por un escaparate que no tuviera descuentos". Así, "las familias que han mantenido su trabajo han podido tener una Navidad más desahogada que las anteriores", explica. A su parecer, "los comerciantes han acabado moderadamente contentos porque estas fiestas pintaban muy negro y han salido mejor de lo esperado". "Han sido unas navidades sensatas", resume el que, recientemente, ha sido elegido presidente de la Unión de Consumidores de España.

Otro espejo al que mirarse a la hora de hacer balance es el de la lotería navideña. Este sector, marcado por sus peculiaridades con la celebración de la Expo -la venta de boletos se inicia en junio-, ha mantenido el mismo consumo de pasadas campañas, pese al tirón de la muestra de Ranillas. Cerca de 80 euros para el Gordo, y de 30 para el Niño, configuran un gasto contenido, pero sin grandes caídas.

El camino a seguir

Paradójicamente, y echando la mirada hacia atrás, parece que la atonía de estas fechas sea el camino a seguir en las próximas navidades ya que, como decía Oliván, estas han sido muy "sensatas". Buen ejemplo de ello es el sector de la alimentación, en el que los consumidores han podido hacer sus compras sin la antelación de otras campañas, y a unos precios habituales el resto del año.

"Las ventas empezaron a partir del 18 de diciembre, mucho más tarde de lo normal", explica José María Navarro, representante de los mayoristas de la carne en Zaragoza. "Desde entonces -asegura-, el comercio ha ido mucho mejor de lo esperado, aunque no se haya vendido lo mismo que el año pasado". Su homólogo en el sector del pescado, José María Torralba, aduce que se ha vendido la misma cantidad de producto que otros años en estas "austeras" navidades, aunque de diferente categoría. "Han salido más productos de 'a diario'. Menos marisco y más pescado blanco (rape, merluza, rodaballo...)", comenta. Reconoce, además, que ha sido el mercado el que "se ha adecuado al bolsillo familiar".

Etiquetas