Despliega el menú
Aragón

EL TIEMPO

Teruel registra la temperatura mínima de las capitales de provincia españolas

El termómetro marcó 8,6 grados bajo cero a las 6.00, pero Orihuela del Tremedal alcanzó 9 grados negativos.

Teruel hizo ayer honor a su fama de inviernos crudos y registró la temperatura más baja entre las capitales de provincia, con 8,6 grados bajo cero, un mínimo que se alcanzó a las 6.00. Le siguió, aunque de lejos, Valladolid, que alcanzó los 7 grados negativos. Desde el observatorio meteorológico de la capital turolense advirtieron, no obstante, de que las intensas heladas de los últimos días, propiciadas por los cielos despejados, no son las peores del actual invierno. El pasado diciembre, tras un temporal de nieve que cubrió la provincia de una gruesa capa blanca, se alcanzaron 14 grados bajo cero, una helada que congeló la nieve y la mantuvo en los lugares sombríos durante semanas.

 

El hielo se ha convertido este invierno en un ingrediente habitual del paisaje urbano turolense. Los vecinos han terminado por acostumbrarse a la presencia de nieve congelada después de cuatro nevadas en poco mas de un mes, dos de ellas copiosas. Además, cualquier atisbo de humedad se convierte cada mañana en hielo. Una vecina que sacaba a pasear a su perro a primera hora de la mañana explicó ayer que "el césped estaba totalmente helado, como si fuera una pista de patinaje". Otra viandante explicó que, al fundirse los restos de la última nevada acumulados en tejados umbríos, el agua corre por las aceras "y se convierte, cada mañana, en placas muy resbaladizas".

 

Aunque Teruel ciudad fue la capital más fría en la madrugada, la temperatura mínima absoluta de la provincia se registró en Orihuela del Tremedal, en el corazón de la sierra de Albarracín. Allí el termómetro alcanzó los 9 grados bajo cero. El alcalde, Rafael Samper, explicó que las continuas heladas mantuvieron la nieve por las calles hasta ayer mismo. Aclaró, no obstante, que los accesos a la localidad están totalmente despejados.

 

Según Samper, a pesar de su crudeza, las bajas temperaturas de este invierno "no tienen nada de especial" en la sierra de Albarracín, "lo raro eran los inviernos suaves de los últimos años". El alcalde explicó que, por su trabajo como fontanero, vive muy de cerca los efectos de las heladas intensas debido a los reventones que producen, "y este año no es de los peores que recuerdo".

 

Rafael Samper señaló que las bajas temperaturas y las nevadas registradas en Orihuela le ratifican en la viabilidad de las pistas de esquí que el Ayuntamiento propone para el monte de Caimodoro. Samper anunció que promoverá una reunión de administraciones y empresarios de la zona para relanzar este proyecto.

Etiquetas