Teruel
Suscríbete

semana santa

Lluvia de pétalos sobre la Virgen de la Soledad en Teruel

La procesión del Encuentro atrae a numerosos espectadores para presenciar su paso bajo el monumental Arquillo del siglo XVI.

Encuentro entre los pasos de Jesús Nazareno y la Virgen de la Soledad bajo el Arquillo.
Encuentro entre los pasos de Jesús Nazareno y la Virgen de la Soledad bajo el Arquillo.
Antonio Garcia/Bykofoto

El Encuentro de la Virgen de la Soledad y Jesús el Nazareno bajo el monumental arco del acueducto renacentista del barrio del Carrel de Teruel ha reunido este domingo a cientos de espectadores que no han querido perderse una de las estampas más plásticas de la Semana Santa turolense. Aunque la escena ha perdido parte de su espectacularidad tras la restauración del Arquillo –ante la imposibilidad, por motivos de seguridad, de arrojar la lluvia de pétalos desde el remate de la arcada–, el momento ha reunido a un público numeroso que, a continuación, se incorporó a la procesión camino del Vía Crucis.

Las procesiones de las cofradías de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de Nuestra Señora de la Soledad han partido de las iglesias de San Martín    y Santa Clara, respectivamente. Al llegar al Arquillo del Carrel, uno de los elementos más singulares del acueducto de Los Arcos del siglo XVI, las dos comitivas se han fundido en una sola.

La imagen de la Virgen de la Soledad ha hecho tres reverencias a la de Jesús Nazareno que han sido celebradas con aplausos por el público presente. Seguidamente, han llovido sobre los dos pasos procesionales miles de pétalos de rosa que han dado una nota de color a la ceremonia.

La peana de la Virgen de la Soledad se ha apartado tras saludar a Jesús Nazareno para que esta imagen se colocara en primer lugar antes de partir hacia el Vía Crucis. Delante de los dos pasos, han marchado las bandas de tambores y cornetas de las dos cofradías. Los cofrades de la Soledad, ataviados con sus hábitos negros y los del Nazareno, morados.

La tesorera de la Hermandad de Jesús Nazareno, Yolanda Denia, ha explicado que desde que se restauró el arco del siglo XVI "no se puede subir" encima para arrojar los pétalos sobre las imágenes, como era costumbre. Unos niños se han encargado de lanzar los pétalos a pie de calle. Denia considera, no obstante, que el elemento principal del acto se mantiene inalterado: el encuentro de las dos imágenes sagradas bajo el Arquillo.

El presidente de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, Eduardo Suárez, destaca el carácter "colorista" del Encuentro, que forma parte de la "iconografía" más representativa de las dos cofradías participantes.

Suárez recuerda que esta procesión se "recuperó" hace un cuarto de siglo tras un largo periodo desaparecida de la Semana Santa turolense. El presidente de La Soledad ha admitido que la imposibilidad de arrojar las flores desde el pasillo que discurre por encima del Arquillo "le resta un toque especial" a la ceremonia, pero reconoce que la "seguridad de los participantes es la prioridad".

El dirigente cofrade ha adelantado, no obstante, que las dos hermandades buscan "soluciones" para devolver a la procesión toda su esplendor.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión