Teruel
Suscríbete por 1€

setas

Perdido buscando setas: "La niebla me rodeó y me refugié en una masía"

Un enfermo de cáncer de 69 años se extravía buscando setas y pasa la noche solo en una masía de Mosqueruela hasta ser localizado sano y salvo por la Guardia Civil.

Xavier Brunet, con la alcaldesa de Mosqueruela, Alba Lucea, rodeado de familiares tras su rescate.
Xavier Brunet, con la alcaldesa de Mosqueruela, Alba Lucea, rodeado de familiares tras su rescate.
Antonio Garcia/Bykofoto

Xavier Brunet, un vecino de Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) de 69 años en tratamiento oncológico por un cáncer de pulmón, ha respirado aliviado este viernes al se rescatado por la Guardia civil tras pasar la noche refugiado en una masía abandonada de Mosqueruela después de perder el contacto con los dos compañeros con los que buscaba setas

Brunet, experto conocedor de los montes de Mosqueruela después de 25 años de viajes para recolectar robellones, se extravió el jueves al mediodía y no pudo regresar al lugar de encuentro con sus acompañantes, que dieron la voz de alarma de su desaparición. "Estaba solo en una cima y me rodeó la niebla", ha recordado tras su rescate.

Despliegue realizado para localizar al buscador de setas extraviado en Mosqueruela.
Despliegue realizado para localizar al buscador de setas extraviado en Mosqueruela.
Heraldo.es

El operativo de búsqueda, en el que han participado 25 personas, ha inspeccionado la montaña hasta que, finalmente, a las 10.30 de este viernes el sexagenario ha sido localizado sano y salvo por un grupo de guardias civiles. "¿Usted es el que se ha perdido?", ha recordado Brunet que le han interpelado sus rescatadores poniendo punto final a una angustiosa jornada sin tener noticias suyas. 

El despliegue de efectivos ha incluido a agentes de la Guardia Civil (un equipo cinológico, el Equipo de Rescate e Intervención en Montaña, el Equipo Pegaso, efectivos de Seguridad Ciudadana y del SEPRONA), bomberos, agentes de protección de la naturaleza, miembros de Protección Civil, vecinos de la localidad y voluntarios llegados de Sant Carles de la Ràpita. Brunet ha agradecido el trabajo "espléndido" que ha realizado el operativo, que también ha utilizado un helicóptero y drones.

El recolector ha contado, tras ser sometido a una revisión médica en el centro de salud de Mosqueruela, que ha terminado su aventura "bien físicamente", aunque ha reconocido que ha pasado "mucha sed". Ha explicado que, para calentarse durante la noche, ha encendido una hoguera con maderos viejos de antiguos comederos para el ganado en la masía Dolz. 

Ha indicado que, al igual que sus compañeros, iba "bien equipado" para adentrarse en el bosque, con aparato de radio, teléfono móvil y un GPS, pero cuando una "nube baja" le envolvió, el radiotransmisor no tenía alcance suficiente, la señal del GPS había desaparecido y el teléfono se había quedado sin cobertura. Aunque mandó un whatsapp a un compañero de excursión alertando de que se había perdido y de que estaba bien de salud, el mensaje no pudo salir del aparato por falta de señal.

Ha explicado que, el jueves, ante la inseguridad de adentrarse en la montaña de cara a la noche entre las brumas, optó por quedarse en la masía, donde pudo encender fuego y calentarse hasta las 08.00 de este viernes, cuando, al amanecer, se ha puesto de nuevo en camino en busca de una salida. Había andado 700 metros desde su refugio cuando se ha tropezado con los equipos de rescate. 

Aunque la noche que ha pasado en solitario ha sido "muy oscura", afortunadamente no ha alcanzado las bajas temperaturas propias de estas alturas del año en la comarca. No ha podido pegar ojo, pero ha estado caliente en un rincón del corral junto a la hoguera. 

La principal inquietud de Xavier Brunet durante las horas que ha estado solo ha sido por la preocupación que podía generar entre sus amigos y familiares por su delicado estado de salud. Ha contado que, actualmente, se recupera del cáncer pulmonar con metástasis en un glúteo que se le detectó en abril de 2021. Durante medio año, ha tenido que moverse en silla de ruedas, pero ahora se encuentra mejor, y salir a buscar hongos le sirve de "terapia" para recuperarse. Adelanta que, si se mantiene en forma, volverá a buscar setas a Mosqueruela, porque es su principal afición y este otoño es la sexta vez que visita la localidad. Dedica el fruto de sus excursiones micológicas al consumo de casa, a repartir con la familia y a preparar conservas.

La alcaldesa, Alba Lucea, que ha saludado al recolector tarraconense después de pasar la revisión médica, ha recordado la peligrosidad de penetrar en los extensos bosques del municipio porque, aunque se hayan visitado en otras ocasiones, es "un error tremendo" creer que se conocen a la perfección. Lucea ha añadido que las temperaturas anormalmente altas de estas fechas han contribuido a que el episodio haya terminado bien porque, otros años, por las mismas fechas "hubiera estado helando", mientras que la noche del jueves a viernes el termómetro no ha bajado de 14 grados. Ha concluido que la desaparición solo ha sido un susto "con final feliz".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión