Teruel
Suscríbete por 1€

festejos

La comparsa de gigantes y cabezudos de Teruel baila en torno a la columna del Torico sin su icónico remate

La segunda jornada de las fiestas del Ángel, protagonizada por los niños.

La comparsa de gigantes y cabezudos, en torno a la columna del Torico.
La comparsa de gigantes y cabezudos, en torno a la columna del Torico.
Antonio Garcia/Bykofoto

La plaza del Torico de Teruel ha sido este sábado el escenario central de la segunda jornada de las Fiestas del Ángel, protagonizada por el público infantil. La comparsa de gigantes ha bailado al son que marcaba una banda de música tradicional y los niños han correteado perseguidos los cabezudos alrededor de la columna del Torico recién reconstruida y a la espera de recibir la réplica de la estatua que simboliza a toda la ciudad y, muy particularmente, sus festejos patronales.

Los treinta voluntarios encargados de sacar a pasear -y bailar- los gigantes, giganticos y cabezudos han sudado la gota gorda por las calles de Teruel bajo un intenso calor y acompañados de un público muy numeroso. Después de los dos años pasados en blanco por la pandemia, la expectación ha sido máxima desde la misma salida de la comparsa desde la plaza de Domingo Gascón.

Cientos de niños acompañados de sus padres o abuelos -algunos llevados todavía en carritos- han contemplado, tras el paréntesis pandémico, a los nueve gigantes, los cuatro giganticos y los ocho cabezudos. Para muchos niños, 2022 será su primer recuerdo de la comparsa a pesar de haber nacido varios años antes de 2019.

También ha sido la primera salida festiva del último coloso de cartón piedra incorporado a la comitiva festiva, el que representa al cineasta turolense Segundo de Chomón, cuyo 150 aniversario acaba de celebrarse por todo lo alto.

Eduardo Sánchez, con su hija Andrea de siete años a hombros, explicaba que ya tenía “ganas” de mostrar a la pequeña los gigantes y cabezudos de Teruel. Añade que, aunque la niña los vio en 2019, con cuatro años, “su primer recuerdo” de la comparsa será con toda seguridad el de 2022.

Para algunos porteadores, el desfile de 2022 es el reencuentro con una labor que acaba de empezar cuando se cortó en seco a raíz de la pandemia. Javier Fandos, de 13 años, ya había sacado alguna pieza de la comparsa en 2018 y 2019. Mientras se dispone a portar el gigantico del Indio, explica que se decidió a participar porque “le apetecía” después de haber disfrutado de este acto festivo como espectador. No le asusta el esfuerzo físico ni el calor bajo el corpachón de cartón piedra. “Es cómodo cuando te acostumbras”, asegura.

El coordinador de los porteadores, Jorge Martín, está convencido de que la primera salida de los gigantes y cabezudos en las fiestas del Ángel de 2022 -habrá una segunda aparición el próximo jueves- no coge “desentrenados” a los voluntarios, porque han participado en algunos eventos en torno a los gigantes, como la concentración de gigantes de Andorra del pasado mayo. Afirma que la expectación ha sido máxima este sábado porque “la gente tiene ganas de ferias y de Vaquilla”.

Al frente del acompañamiento musical ha marchado José Manuel Alba, que dirige el Grupo de Música Tradicional de la Escuela de Música de Teruel. Al frente de 25 músicos de todas las edades, ha dirigido por las calles y plazas la interpretación de piezas tradicionales y folclóricas, como polcas, pasodobles, valses, jotas, y también “versiones” de música disco o ska. 

Reconoce que interpretar su repertorio a los pies de la columna del Torico sin su emblemático remate es un hecho “histórico”. Una vez consumado el estropicio del pasado día 19, cuando el pedestal se derrumbó al retirar un entramado de cuerdas ornamental, muestra su deseo de “ver arriba del todo el Torico, sea una réplica o el original, porque es el símbolo de la fiestas”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión