Teruel
Suscríbete por 1€

Patrimonio frustra los planes para derribar el palacio con la fachada más larga de la provincia de Teruel

El Ayuntamiento de Báguena había pedido descatalogar la Casa Lucías, del siglo XVII, para demolerla por el peligro que presenta por el estado ruinoso que presenta.

El palacio de Casa Lucías presenta la fachada palaciega más larga de la provincia.
El palacio de Casa Lucías presenta la fachada palaciega más larga de la provincia.
Jorge Escudero

La Comisión Provincial del Patrimonio Cultural se opone a la pretensión municipal de derribar el palacio de Báguena conocido como la Casa Lucías, del siglo XVII y que tiene, como características más singular, la fachada palacial más larga de la provincia de Teruel, pero que presenta actualmente un estado ruinoso. Patrimonio considera que la documentación presentada por el Ayuntamiento "no justifica" la modificación de las Normas Subsidiarias propuesta por el Ayuntamiento para descatalogar el monumental caserón y que posibilitaría su demolición por motivos de seguridad.

El informe de la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural , aprobado el pasado 25 de mayo, recuerda que la Casa Lucías mantiene los valores que "hicieron merecedor a este inmueble de su catalogación y protección, máxime cuando el edificio incorpora en su fachada un escudo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC)". Consecuentemente, informa «desfavorablemente» la pretensión municipal.

La resolución de la Dirección General del Patrimonio concluye que "no se considera procedente la modificación de las Normas Subsidiarias para permitir la demolición de un edificio que –recalca– adolece de una evidente falta de labores de conservación y mantenimiento".

El alcalde, Arturo Galindo, lamentó que, con la resolución de Patrimonio, el Ayuntamiento queda "atado de pies y manos" para intervenir en la Casa Lucías. Galindo añadió que la situación del monumental edificio supone es un grave problema "hagamos lo que hagamos". Achacó la principal responsabilidad sobre el grave deterioro del inmueble a los propietarios, que lo mantienen "dejado de la mano de Dios" y que no tiene ninguna voluntad de actuar.

Arturo Galindo reconoció que sería «legal» que el Ayuntamiento actuará en el edificio para su consolidación con carácter subsidiario para pasar después el recibo del coste de las obras a los propietarios, pero añadió a continuación que el Ayuntamiento no dispone de recursos para acometer esta intervención. Agregó que, además, actualmente, le sería imposible encontrar albañiles dispuestos a asumir las reparación. La compra del edificio para rehabilitarlo como un equipamiento municipal es todavía más descabellada porque "endeudaría al Consistorio durante décadas".

Vallado de seguridad

El Ayuntamiento argumenta que el edificio, muy céntrico, presenta riesgo de derrumbamiento y, de hecho, ha sufrido distintos desplomes de la cubierta y desprendimientos de las fachadas. Debido a su precario estado de conservación, los muros perimetrales están rodeados de una valla para evitar accidentes. El alcalde explicó que, inicialmente, la valla se montaba solo durante las fiestas porque la plaza del palacio era utilizada para las verbenas, pero desde hace unos meses el vallado es permanente. Para Galindo, el principal problema es el deterioro del tejado, que motivó una actuación de recorte de los aleros.

El palacio fue adquirido por un empresario de la localidad en los años del bum inmobiliario con el objetivo de proceder a su rehabilitación como establecimiento hostelero, pero el proyecto, rechazado por Patrimonio, no cuajó y el edificio ha continuado con su imparable deterioro.

El arquitecto José Luis Ona, buen conocedor del palacio, alertó a través de las redes sociales del grave peligro de derrumbamiento. Ona considera que también el interior de este edificio palaciego tiene interés patrimonial –incluye, entre sus dependencias, una capilla– y advierte de que si no se interviene pronto será irrecuperable. También la Asociación Cultural de Báguena ha reclamado la restauración del inmueble.

La fachada, de tres alturas, destaca por la puerta principal de sillería rematada por escudo de Azcón-Sancho. Entre sus tres plantas, suma una superficie construida de 2.346 metros cuadrados. La mayor parte de la fachada principal está orientada a una plaza y una pequeña porción queda dentro de un jardín privado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión