Teruel
Suscríbete por 1€

teruel

Un vecino de Celadas acusado de tirar a la basura 4 cachorros de perro se enfrenta a cinco años de cárcel

El hombre, juzgado este martes, niega haber arrojado a los animales a un contenedor en una bolsa de plástico y apunta que alguien pudo robarlos 

'Canela' -a la izquierda- y 'Limón', los dos cachorros de podenco que sobrevivieron.
'Canela' -a la izquierda- y 'Limón', los dos cachorros de podenco que sobrevivieron.
Heraldo

Un cazador, vecino de la localidad turolense de Celadas, se enfrenta a peticiones de condena de hasta 5 años de cárcel y al pago de una indemnización de 6.000 euros al estar acusado de haber arrojado a un contenedor de basura a 4 cachorros de perro de raza podenca, dos de los cuales murieron.

Los hechos, según se ha puesto de manifiesto en el juicio celebrado este martes –que ha quedado visto para sentencia–, se remontan a octubre de 2020, cuando unos niños de la localidad llamaron a la protectora Amigo Mío relatando que habían encontrado a los cachorros en el contenedor. Tras ser recogidos por los servicios municipales, la asociación se hizo cargo, hasta su adopción por sendas familias, de los dos perros supervivientes.

El acusado negó haberse desembarazado de los cachorros. Afirmó que siempre creyó que su perra, ‘Luna’, solo había tenido dos crías y que, si se hubiera enterado de que había más cachorros, "los hubiera llevado a la protectora". Subrayó que "no cabe otra cosa que alguien los cogiera". "Esto pudo ser una chiquillada", agregó.

Agentes del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil que se valieron del Registro de Identificación de Animales de Compañía de Aragón (Riaca) para localizar a la madre, declararon que, en una visita a la nave donde se encontraba esta con sus dos crías, el acusado manifestó que se había desprendido de los otros cachorros. Otros agentes que comparecieron afirmaron que las pruebas biológicas realizadas arrojaron una alta probabilidad de que ‘Luna’ fuera la madre de los dos perros que sobrevivieron.

En el juicio declaró también el veterinario que atendió en un primer momento a los cachorros supervivientes. Según dijo, estos tendrían entre 3 y 10 días de vida cuando fueron arrojados al contenedor y habían recibido alimentación. Agregó que los perros que fallecieron sufrieron hipotermia.

El fiscal pide para el procesado 15 meses de prisión por un delito continuado de maltrato animal y abandono de animales, mientras que la acusación particular, ejercida por Amigo Mío y en manos de la letrada María José León, solicita 5 años de cárcel y el pago de una indemnización de 6.000 euros a la asociación Amigo Mío. El abogado defensor, José Paulino Esteban, pide la absolución por entender que no hay pruebas que incriminen a su representado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión