Teruel
Suscríbete por 1€

tradiciones

El parque Fuente Cerrada de Teruel, listo para el Sermón de las tortillas más multitudinario

La Policía Local hará controles de alcoholemia a la vuelta de las comidas campestres para evitar accidentes.

Javier Garzarán, rodeado de roscas para el Sermón de las Tortillas en su horno.
Javier Garzarán, rodeado de roscas para el Sermón de las Tortillas en su horno.
Antonio Garcia/Bykofoto

El parque de Fuente Cerrada de Teruel será este martes escenario de la fiesta del Sermón de las Tortillas más multitudinaria desde 2019. Por primera vez desde que estalló la pandemia, la zona de esparcimiento acogerá la festividad campestre más popular de la ciudad sin límites de aforo, aunque mantendrá, como única limitación, la obligación de utilizar mascarillas si no se puede guardar la distancia de seguridad.

El operativo de la Policía Local será este año el propio de una situación de prepandemia, según ha adelantado la concejala delegada de Seguridad Ciudadana, Ana Olivan. Ha indicado que durante toda la jornada habrá presencia policial en Fuente Cerrada, donde se prevé "una gran acumulación de gente".

Olivan ha precisado que, aunque habrá una vigilancia permanente del parque a través de patrullas, la actuación policial se intensificará por la tarde, a la vuelta de los grupos familiares y de amigos a la ciudad, con la realización de controles de alcoholemia para evitar que conductores bajo los efectos del alcohol se pongan al volante.

La concejala ha añadido que también se supervisarán las zonas propensas al botellón y áreas donde, tradicionalmente, se celebran comidas campestres tanto de la ciudad como de las pedanías. Ana Olivan ha señalado, no obstante, que los policías prestarán una atención especial a Fuente Cerrada. Ha recordado al público la prohibición de transitar por las vías del tren contiguas al parque por su peligrosidad.

Las roscas, el postre típico

Uno de los alimentos que más se consumirán durante la jornada serán las roscas de Pascua, un bollo dulce rematado por uno o dos huevos duros -excepcionalmente, puede llevar hasta seis-. Uno de los establecimientos que más unidades despacha de este postre, el Horno Santa Cristina, liquidaba este lunes por la mañana sus últimas reservas. Este año ha recuperado cifras de ventas similares a las de 2019, con 2.000 roscas vendidas a lo largo de la última semana, a las que hay que sumar otras 325 cubiertas de chocolate.

El propietario del Horno Santa Cristina, Javier Garzarán, se ha mostrado muy satisfecho de la demanda de roscas del Sermón tras unos años 2020 y 2021 "muy flojos". El panadero ha añadido que durante la última semana ha tenido jornadas de trabajo "de 12 y 13 horas" para hornear todas las roscas que demandaba la clientela. "Este año he visto una alegría en la gente que no veía desde 2019, con muchos clientes turolenses y también turistas que han comprado las roscas".

Desde primera hora de la mañana o incluso de madrugada los grupos de amigos y las familias desplazan este martes algunos miembros a Fuente Cerrada para reservar los fogones del parque. Sin apenas restricciones sanitarias, con el parque a punto para su día grande y con las ganas acumuladas tras dos años de parón, el único inconveniente que puede ensombrecer la celebración es el mal tiempo previsto para toda la jornada por la Aemet, con lluvia asegurada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión