Teruel
Suscríbete por 1€

Un sendero de 20 kilómetros permitirá recorrer lugares inexplorados entre Aliaga y Villarluengo

La ruta, que amplía y mejora caminos tradicionales, tendrá un puente colgante de 25 metros de largo, 4 pasarelas y un mirador, con una inversión de 500.000 euros.

Dos barranquistas, en una de las hoces del río Guadalope a su paso por las Cuencas Mineras.
Dos barranquistas, en una de las hoces del río Guadalope a su paso por las Cuencas Mineras.
Heraldo

Los estrechos del río Guadalope entre Aliaga y Villarluengo, que forman uno de los paisajes más agrestes e impracticables de la provincia de Teruel, están a punto de desplegarse ante los ojos de los senderistas. Los ayuntamientos de ambas localidades junto con las Comarcas del Maestrazgo y Cuencas Mineras promueven la ampliación y mejora de tramos de caminos ya existentes conformando una ruta de 20 kilómetros que permitirá contemplar espacios ocultos hasta ahora a los visitantes.

Las obras, con un plazo de ejecución de seis meses y un coste de medio millón de euros con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel (FITE), arrancarán después de la Semana Santa. Una de las principales actuaciones será la construcción de un puente colgante con sirga metálica, de 25 metros de longitud, con el que se salvará un barranco. El recorrido, no obstante, contará con diez puentes más, estos hechos con madera, cuatro pasarelas ancladas a las paredes rocosas y un mirador en la zona entre La Hoz Mala y el Barranco Villarrosario.

"Es un paisaje precioso e impactante, con desfiladeros naturales y cortados de 80 metros de altura que recuerdan a los del Cañón de Añisclo, en el Pirineo oscense", explica el alcalde de Aliaga, Sergio Uche. El regidor explica que han puesto en marcha el proyecto a raíz del gran éxito de los tramos ya existentes, que durante la última Semana Santa fueron recorridos por más de 250 personas, llenándose los tres párquines que hay en el entorno.

El proyecto unirá, acondicionando nuevos tramos, los senderos que hay en Aliaga y Villarluengo con el GR8 que discurre por la zona, permitiendo contemplar, entre otros parajes, el monumento natural de los Órganos de Montoro, una gran estructura rocosa que alcanza una altitud de más de 1.100 metros sobre el nivel del mar.

"Será un revulsivo turístico de primer orden para nuestras comarcas, que se notará en gasolineras, bares y hoteles", subraya Uche. Al tratarse de un recorrido lineal, se estudia la puesta en marcha de un servicio de taxi con vehículos todoterreno que devuelva al senderista al punto de partida, donde tendrá su coche aparcado. La medida, generaría puestos de trabajo, destaca el alcalde.

Los ayuntamientos de Aliaga y Villarluengo y las comarcas del Maestrazgo y Cuencas Mineras planean también crear un consorcio para la gestión del sendero, que partirá del Barrio de Santa Bárbara en Aliaga –donde se encuentra el observatorio astronómico de la localidad– y finalizará en el Puente del Vado de Villarluengo tras pasar por los Órganos de Montoro.

Según Uche, entre los cometidos del consorcio estará el control de aforo, si bien no está previsto cobrar una entrada por recorrer el sendero. "La ruta se está haciendo con dinero público, entiendo, por tanto, que debe ser gratuita", destacó el alcalde de Aliaga.

El recorrido integra senderos que tradicionalmente han sido utilizados por los habitantes para ir de un pueblo a otro. El mirador de Villarrosario permitirá ver desde lo alto, entre otras curiosidades, un lugar prácticamente inaccesible junto al río que, por sus condiciones de aislamiento, fue utilizado durante años por un pastor como aprisco natural para su ganado ovino. El ganadero y su hijo bajaban con cuerdas a las ovejas una a una hasta el lugar cada primavera y las recogían de igual manera en otoño.

Coordinará los trabajos la Federación Aragonesa de Montaña y será la empresa Prames S. A. quien los ejecute. Se calcula que para recorrer la totalidad del sendero fluvial se necesitarán cinco horas y 35 minutos, con un desnivel de subida de 245 metros y una diferencia en la bajada de 575 metros.

Además de alargar los tramos de sendero ya existentes, se reforzará la señalización horizontal y vertical de todo el recorrido colocando marcas de continuidad, balizas de seguimiento, postes y paneles de advertencia así como otros para interpretar el entorno. La primera tarea que se llevará a cabo es el desbroce de 16 kilómetros de terreno, que se hará durante los dos primeros meses del plazo establecido.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión