Teruel
Suscríbete por 1€

teruel

La pasión de los Amantes embruja a un Teruel rebosante de público

La escena principal de la leyenda, la petición del beso y muerte de Diego, congrega en la plaza del Torico a miles de personas 

Las Bodas de Isabel de Segura que se esta celebrando en Teruel. escena en la que Isabel niega un beso a Diego. foto Antonio garcia/Bykofoto. 26/03/22[[[FOTOGRAFOS]]]
El público se ha emocionado con la interpretación, en el balcón, de Juan Esteban y Alba Sánchez, que dan vida a Isabel y Diego
Antonio Garcia/Bykofoto

La magia del amor se ha apoderado este sábado de la plaza del Torico, escenario del principal acto de la recreación de la trágica leyenda de Isabel y Diego. Cesó la lluvia, que había estado molestando todo el día, paró el viento y subió la temperatura ambiente debido a la presencia de miles de personas, la mayoría parejas de enamorados, que han querido emocionarse con una fiesta que eleva a la categoría de mito a los Amantes de Teruel. Quizá la covid siga entre la población, pero es seguro que vecinos y visitantes han querido ignorar al virus y dejar atrás la pandemia. Los organizadores calculan que ha habido, prácticamente, tanta gente como en la última edición presencial, hace ya dos años.

El público ha vibrado con la actuación de Juan Esteban y Alba Sánchez, que han dado vida y pasión a Diego e Isabel. Después de tres días paseando por una ciudad llena de jaimas, mercados medievales, abadías románicas, señores feudales, valientes caballeros y elegantes princesas, todo el mundo se ha sentido este sábado parte de este drama amoroso situado en el siglo XIII, que transporta al espectador hasta las tinieblas del desamor.

Un bufón de la época, encarnado por el actor Jesús Pescador, ha entretenido a los asistentes mientras estos aguardaban impacientes la entrada de Diego de Marcilla en la plaza. Ha llegado también la bruja que días antes hechizó a Isabel de Segura para que olvidara a su amado –con quien había pactado una espera de cinco años– y accediera a casarse con Don Pedro de Azagra. Desde el estrado, ante el público, deshizo el maleficio, desencadenando la tragedia.

El suelo ha retumbado con la llegada de las tropas de Aragón que regresaban de las Cruzadas. Los grupos recreacionistas que se ocupan de este desfile han hecho sonar tambores y bombos y han dado realismo a la escena, con sus estandartes y sus atuendos de guerrero. Tras ellas, ha irrumpido Diego, dando gritos y pidiendo ver a Isabel, a quien había prometido regresar para desposarla tras hacer fortuna en la batalla.

Cuando el joven amante ha aparecido en el balcón de la casa de Isabel –donde se desarrolla la escena–, encontrándose con su amada, un silencio sepulcral ha invadido la plaza y el público ha fijado su mirada en la pareja de enamorados sin perder detalle del diálogo. La gente no ocultaba su emoción al escuchar cómo Diego, desesperado, le pide un beso a Isabel y esta se lo niega porque está casada. "Es una historia preciosa, muy potente en su argumento;he venido varias veces y no me canso de verla", comentaba Jesús Esteban, venido con su mujer y otras dos parejas de amigos desde Puerto Sagunto (Valencia).

Las Bodas de Isabel de Segura que se esta celebrando en Teruel. escena de la llegada y muerte De Diego. foto Antonio garcia/Bykofoto. 26/03/22[[[FOTOGRAFOS]]]
Las Bodas de Isabel de Segura que se esta celebrando en Teruel. escena de la llegada y muerte De Diego.]
Antonio García/Bykofoto

Con un amago de infarto que anunciaba el fatal desenlace, Diego se va de la casa de Isabel y reaparece de nuevo en la calle, donde muere desplomado ante su vasallo y sus hermanos. Los aplausos del público han llenado la plaza mientras resonaban algunas de la frases más conocidas de la obra: "Ni en contienda ni en batalla, sino aquí, en Teruel y a las puertas del cielo", dice Sancho, el hermano de Diego, sobre la muerte de este.

Pero aún faltaba el broche final que haría saltar las lágrimas a más de alguno de los espectadores. La cantante lírica turolense Maricarmen Torres ha interpretado la melodía ‘Lamento de Isabel’, con la que ha acompañado el llanto de la joven al haber tenido que renunciar al amor de su vida. "Esta puesta en escena es muy emocionante, me ha encantado", confesaba Carmen González, de León, que viajó a Teruel con su pareja, Javier Rebollo.

Ha costado desalojar la plaza. La gente se resistía a abandonar un decorado en tres dimensiones que envuelve al espectador y lo sumerge en una historia arrolladora que llega al corazón. "¡Qué bonito ha estado!", comentaba una joven de no más de 15 años a su amiga. La ciudad vivirá hoy el desenlace final en la plaza del Seminario, donde los actores que han interpretado a Isabel y Diego saludarán al público.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión