Teruel
Suscríbete por 1€

teruel

Qué ver en Teruel en un día: del mausoleo de los Amantes a la plaza del Torico

Teruel es mucho más que la ciudad del amor. Su complejo mudéjar, patrimonio y enclaves enamorarán a sus visitantes. 

Mausoleo de los Amantes de Teruel.
Mausoleo de los Amantes de Teruel.

Los Amantes de Teruel, con las Bodas de Isabel de Segura como fiesta de interés turístico nacional, traspasan fronteras. Popularmente conocidos como Medievales, los días de febrero en los que se celebra el evento llenan las calles de la ciudad de visitantes, mercados, vestimentas, teatro y atrezzo medieval para conmemorar la historia de amor más trágica conocida en Aragón. El mausoleo, que homenajea la sepultura de los Amantes y se sitúa en pleno Centro Histórico, es uno de los puntos imperdibles. Se divide en varios sectores que contextualizan y desarrollan la historia e influencia de los protagonistas, Isabel de segura y Diego de Marcilla

El museo de los Amantes se divide en varios sectores que contextualizan y desarrollan la historia e influencia de los protagonistas. La joya es el mausoleo de alabastro y bronce esculpido por Juan de Ávalos. Pero Teruel es mucho más que la ciudad del amor. Es la ciudad mudéjar. Su Conjunto Mudéjar es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Las preciosas Torres Mudéjares que vigilan la ciudad desde el centro son la Iglesia de San Pedro, la Iglesia del Salvador y la Iglesia de San Martín. Junto a estas, el cimborrio, la techumbre y la torre de la catedral de Santa María de Mediavilla capitalizan el estilo de artesanía árabe de la localidad. Su techumbre es considerada la ‘capilla sixtina del mudéjar’.

Torre de San Salvador, en Teruel, ejemplo del estilo mudéjar y reconocida por su valor patrimonial por la Unesco.
Torre de San Salvador, en Teruel, ejemplo del estilo mudéjar y reconocida por su valor patrimonial por la Unesco.
Gobierno de Aragón

Otro de los lugares que fotografiar, punto fuerte del turismo en la capital turolense, es la Escalinata del Óvalo, datada de 1921 y ornamentada con cerámica blanca y verde. Una obra neomudéjar construida por José Torán que conecta con el casco histórico de la ciudad, donde es menester pasear con tranquilidad y respirar el oxígeno de sus calles. Al lado de la bella escalinata, la plaza de San Juan nos situará ante varios bonitos edificios institucionales, como la Diputación y los Juzgados, y ante el casino y el teatro Marín.

Pero hablando de plazas, es la plaza del Torico la más conocida, donde gira toda festividad y ruta turística que se precie. En lo alto de la columna de la fuente reposa el toro más emblemático de España, rodeado de porches donde se cobija el ambiente comercial de la ciudad. Llena de simbolismo, la también conocida como plaza de Carlos Castel con el Torico de 0,50 metros y su estrella custodiando su corazón, es una de las señas de identidad de sus habitantes.

El conocido Acueducto de los Arcos o la Traída de Aguas, inaugurado en 1558, une la ciudad para abastecer en su momento el problema con el agua. Una obra del Renacimiento nacional ubicado cerca del Torreón de La Lombardera, las ruinas de la muralla y el Portal de Daroca. Y si tras la ruta turística por la capital aún queda tiempo para más, una actividad para niños ideal es la visita a Dinópolis, el reino de los dinosaurios y la etapa del jurásico. Y es que Teruel, como decíamos al principio, es mucho más que la ciudad del amor...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión