Teruel
Suscríbete

energía

Endesa desmonta la cinta transportadora de carbón de la central de Andorra y volará las torres en abril

Un equipo de 20 trabajadores se encarga de desmantelar la plataforma que aportaba el combustible a la planta, cerrada desde junio de 2020.

La cinta transportadora del carbón, en pleno desmantelamiento.
La cinta transportadora del carbón, en pleno desmantelamiento.
Heraldo.es

Dentro de los trabajos de desmantelamiento de la central térmica de Andorra, esta semana ha comenzado el desmontaje de la cinta de transporte de carbón, una de las estructuras de mayor dimensión de la planta. Para realizar la actuación, que tendrá una duración de entre siete y diez días, se están utilizando grúas de gran tonelaje y vehículos y equipos de apoyo para desmontar cada uno de los cinco tramos que conforman la instalación. El desmontaje está siendo realizado por un equipo compuesto por 20 trabajadores.

Una fuente de la compañía eléctrica ha informado de que el "siguiente hito" en el desmantelamiento de la térmica llegará el próximo mes de abril con la voladura controlada de las tres torres de refrigeración. El principal elemento arquitectónico de la planta, la gran chimenea de 343 metros –la estructura más alta de Aragón y la tercera del país–, no caerá hasta el año 2023, según la planificación de Endesa. 

La galería de transporte de carbón tiene una longitud de 170 metros y un peso superior a las 120 toneladas. Está soportada por cinco torres metálicas que dan lugar a cinco vanos de 35 metros de longitud. En los momentos de mayor actividad de la central, la cinta transportaba 15.000 toneladas diarias de hulla y lignito homogeneizados, desde el parque de carbones hasta la galería de distribución a los molinos de suministro a las calderas.

Para la realización del trabajo de desmontaje de esta infraestructura se ha diseñado un exhaustivo procedimiento con el objetivo de garantizar unas condiciones absolutas de seguridad. Esta prevención se aplica a todos los procesos que se están realizando desde el inicio de los trabajos de desmantelamiento y demolición de la planta: seguridad y salud, medio ambiente, calidad, supervisión de obra, dirección técnica y sostenibilidad, entre otros.

El desmantelamiento de la central térmica Teruel tendrá un coste aproximado de 60 millones de euros. El proyecto global se inició a principios de 2021 y tendrá una duración de 48 meses. En estos momentos emplea a una media de 190 personas de mano de obra directa, con puntas de hasta 200 trabajadores, la mitad de ellos de Andorra y de localidades próximas a la central.

El proyecto de desmantelamiento de la central térmica de Andorra tiene la singularidad de compatibilizar los trabajos de demolición con actuaciones de desarrollo de futuros parques de generación eléctrica de origen renovable en el mismo emplazamiento.

El primero de los proyectos contemplado en el Plan Futur e se va a realizar de forma simultánea a los trabajos de desmantelamiento. Se trata de un parque solar fotovoltaico de 50 megavatios (MW) de potencia que se construirá dentro del perímetro de la planta, del que ya se han iniciado los trabajos preliminares.

Para realizar la gestión integral de desmantelamiento se está aplicando un sistema de demolición selectiva para segregar y caracterizar cada una de las 259.780 toneladas que conforman el volumen de demolición. Este método, junto con la aplicación de la economía circular en la gestión de residuos, permitirá un aprovechamiento máximo de los residuos, bien para su posterior reutilización como segundo uso, bien como materia prima.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión