Teruel
Suscríbete

historia

Castelserás, el ‘Crimen de Cuenca’ aragonés

El escritor José Ramón Molins ultima una novela sobre unos hechos ocurridos en 1909 en la localidad turolense similares a los recreados en la famosa película.

Lápida de la tumba del director de la banda en el cementerio de Castelserás. Falleció en 1942 aunque el noticia falsa de su muerte en 1909 tuvo graves consecuencias para los supuestos autores.
Lápida de la tumba del director de la banda en el cementerio de Castelserás. Falleció en 1942 aunque el noticia falsa de su muerte en 1909 tuvo graves consecuencias para los supuestos autores.
José Ramón Molins

"Es una historia calcada a la del Crimen de Cuenca", afirma el escritor de La Codoñera José Ramón Molins al resumir los hechos ocurridos en abril de 1909 en Castelserás que a punto estuvieron de provocar el linchamiento de tres vecinos y que se resolvieron una semana después de forma muy parecida al episodio que la directora Pilar Miró recreó en la exitosa película ‘El Crimen de Cuenca’. El filme, que se estrenó en medio de una gran polémica en 1981, relata un suceso ocurrido un año después del que sacudió a la localidad turolense.

Molins, investigador de la historia local y novelista, acaba de terminar la novela ‘El muerto resucitado de Castelserás’, un relato nacido a partir de la información que recibió de un colaborador de esta localidad y que él ha ampliado porque, según cuenta, desde el principio la historia le impactó.

La noticia que da lugar al relato novelado apareció publicada con profusión en la prensa aragonesa, con repetidas informaciones en HERALDO, y también en medios nacionales, como el ABC o el Heraldo de Madrid. Los periódicos cuentan cómo el director de la banda de música de Castelserás, José Sancho, de 32 años, mantenía una disputa con un vecino, Antonio Moliner, de 19 años, que tras abandonar la asociación musical se negaba a devolver el instrumento que había recibido. Por este motivo, el 7 de abril de 1909 Sancho discute acaloradamente con el padre del joven músico, Pedro Moliner, y están a punto de llegar a las manos. El director de la banda, todavía espantado por la trifulca, se marcha a trabajar a un campo con un familiar, al que manda a casa para quedarse solo y evaporarse a continuación.

La ausencia inexplicada de José Sancho, unida a la discusión con Pedro Moliner –un testigo intervino para que no agrediera al director–, a la larga enemistad entre ambos y al testimonio de un vecino que dice haber visto a "dos hombres que conducían un bulto hacia el río arrojándolo a un pozo" –según cuenta un periódico–, hacen sospechar al vecindario que Antonio Moliner y su padre han asesinado al director de la banda y luego han arrojado su cuerpo despedazado al Guadalope.

Fotograma del Crimen de Cuenca, película de 1981 que cuenta una historia ocurrida en Cuenca en 1910 con grandes similitudes con la acaecida en Castelserás en 19009.
Fotograma del 'Crimen de Cuenca', película estrenada por Pilar Miró en 1981 que cuenta una historia ocurrida en Cuenca en 1910 con grandes similitudes a la acaecida en Castelserás en 1909.
InCine SA

Aunque el cadáver no aparece por ningún lado a pesar de la intensa búsqueda realizada y de que los dos detenidos niegan el crimen, el pueblo les sentencia. Los vecinos reclaman la entrega del joven y de sus padres –la madre también está arrestada e intenta fugarse sin éxito– para lincharlos. Solo la llegada del juez de instrucción de Alcañiz y un amplio despliegue de la Guardia Civil evitan el linchamiento. Más adelante, en los interrogatorios judiciales y policiales, Antonio Moliner acaba confesando el asesinato del director de la orquesta para exculpar a su padre y, según la prensa, reconoce también haber echado el cuerpo al río.

Pero el caso da un giro de 180 grados cuando, cuatro días después del supuesto crimen, un conocido de José Sancho se lo tropieza en las calles de Zaragoza vivo y coleando y comunica el hallazgo a los investigadores. El juez de Alcañiz pide a un juzgado de la capital aragonesa la confirmación de este hecho, que, una vez constatado, libera de la cárcel a Antonio Moliner y a sus padres. Pero, para entonces, han soportado una semana de intensos interrogatorios y las amenazas de muerte que les llegaban de la calle.

El director de la banda confesará más tarde, que se enteró del revuelo que había provocado su desaparición cuando, estando en Zaragoza, oyó pregonar en las calles de la ciudad el "crimen de Castelserás" al vendedor del HERALDO. Finalmente, regresa a casa para aclarar el malentendido y el asunto, que había irrumpido en la prensa con titulares como "Horrible crimen en Castelserás", aparece ahora bajo el encabezamiento "El muerto resucitado".

Un gentío espera en la estación del tren de Alcañiz la llegada de Sancho porque, como cuenta un periodista, "su resurrección había intrigado a la multitud". Nada más llegar, se dirige al juzgado para prestar declaración. Explica que se marchó a pie a Zaragoza sin dar explicaciones atemorizado por la actitud amenazante de Pedro Moliner.

El escritor José López Pinilla basó su obra teatral ‘La Red’ en «el asombroso suceso de Castelserás», como el mismo autor lo define. La obra se estrenó en 1019 en Madrid. En la introducción, Pinilla reconoce que al recrear lo sucedido se ha limitado «a darle verosimilitud a la verdad».
El escritor José López Pinilla basó su obra teatral ‘La Red’ en "el asombroso suceso de Castelserás", como el mismo autor lo define. La obra se estrenó en 1019 en Madrid. En la introducción, Pinilla reconoce que al recrear lo sucedido se ha limitado "a darle verosimilitud a la verdad".
Heraldo.es

Molins destaca que el error policial y judicial de Castelserás guarda muchas similitudes con el del famoso Crimen de Cuenca, aunque en este caso el desenlace llega con años de diferencia respecto de los encarcelamientos, mientas que el malentendido turolense se resuelve en una semana. En el episodio conquense, dos inocentes admiten haber asesinado a un vecino presionados por los investigadores, que recurrieron a torturas y malos tratos. En los dos falsos crímenes la supuesta víctima reapareció sana y salva.

Aunque no tuvo la trascendencia literaria del Crimen de Cuenca, los hechos ocurridos en Castelserás sirvieron de inspiración para la obra de teatro ‘La Red’, escrita por José López Pinilla y estrenada en 1919 en el Teatro del Centro de Madrid con un reparto encabezado por la célebre actriz Margarita Xirgu. José Ramón Molins, que prevé publicar su novela a lo largo de 2022, explica que su fuente principal de información han sido las informaciones de prensa, aunque señala que en Castelserás los hechos ya forman parte de la tradición oral.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión