Teruel
Suscríbete

despoblación 

José Antonio Guillén, Cepyme-Teruel: “Nuestro modelo es Noruega, que gana un 5% de población anual”

El dirigente patronal cree que el ahorro del 20% de los costes laborales previsto en los Presupuestos del Estado de 2022 atraerá inversores foráneos.

José Antonio Guillén, vicepresidente de Cepyme-Teruel.
José Antonio Guillén, vicepresidente de Cepyme-Teruel.
Jorge Escudero

¿Qué impacto tendrá la bonificación del 20% de los costes laborales prevista en los Presupuestos del Estado de 2022 para Teruel, Soria y Cuenca?

Es un hito increíble. No se me ocurre mejor fórmula para mejorar la competitividad de las empresas que liberarlas del 20% de los costes laborales.

¿Cómo repercutirá esa medida en la demografía?

Las zonas beneficiadas con esta medida en Noruega ganan un 5% de población anual, mientras que Teruel la pierde a un ritmo del 1%. No hay que olvidar que las ayudas están destinadas a luchar contra la despoblación. No es una ventaja para los empresarios por su cara bonita sino a que está demostrado que la forma más eficaz de luchar contra la despoblación es con una bonificación a las empresas, que genera empleo y mejora las condiciones laborales.

¿Puede Teruel aspirar a un crecimiento poblacional como el de Noruega?

Es complicado inicialmente, pero en el largo plazo sí. Tenemos que atraer empresas con menos trabajadores y mejores sueldos.

¿Prevén deslocalizaciones en beneficio de Teruel?

A los políticos les preocupa que haya una migración de empresas hacia Teruel en busca del 20%. No será así. Nuestro objetivo es generar nuevas empresas no quitárselas a nadie. Nuestra intención es que vengan inversores de fuera a crear empresas aquí, ‘startups’, sobre todo. Se trata de generar un tejido productivo mejor del que tenemos, con un perfil más tecnológico. A medio plazo, podemos acompasarnos al ritmo de crecimiento de Noruega.

¿De quién es el mérito de haber conseguido la bonificación?

Es un éxito colectivo, de la provincia. Pero me indigna que no seamos capaces de reconocer el trabajo de los demás. Desde el primer minuto hemos trabajado con el Gobierno de Aragón. Codo con codo. No se hubiera conseguido sin nuestra participación y la de la DGA. Si el Gobierno de Aragón no hubiera apostado por esto y hubiera hecho apostar a su vez al Gobierno central, la Unión Europea no hubiera autorizado las ayudas al funcionamiento.

¿Cómo han conseguido convencer a Europa para recibir el mismo trato que las zonas despobladas de Escandinavia?

Si hemos conseguido este logro ha sido gracias a Noruega. Nuestras alegaciones siguen el modelo noruego, justifican que nuestro territorio está en las mismas condiciones de despoblación. Le dijimos a la Comisión Europea que la herramienta que ha puesto en marcha contra la despoblación en Noruega da resultado. Estamos en las mismas circunstancias y no tuvo margen para negarse. Con el mismo problema, la misma solución.

Pero los presupuestos del Estado solo incluyen una referencia genérica a las ayudas al funcionamiento de las empresas. ¿Le parece suficiente?

Estoy convencido de que las ayuda se aplicarán en 2022. El Gobierno de España ha estado trabajando año y medio, dejándose pelos en la gatera, para conseguir este logro. No tiene sentido que una vez aprobado por Europa no las aplique. Por otro lado, que figure en los Presupuestos demuestra voluntad de aplicarlas.

¿Aunque la referencia presupuestaria no incluya dotación económica?

La redacción habla del aprovechamiento máximo de las ayudas. No tiene por qué haber una cuantificación económica.

¿Comparte el criterio de la DGA de que el ahorro del 20% se aplique con una reducción equivalente de la aportación a la seguridad social?

Sí. Es el criterio lógico y es compartido con la DGA. Está contrastado en Noruega y es la forma más sencilla.

¿Por qué la DGA espera que todas las empresas tengan acceso al ahorro independientemente de su tamaño y actividad mientras que ustedes prevén que las grandes compañías y determinados sectores queden fuera?

Es una cuestión de interpretación de la norma. Ojalá sea como dice la DGA. Pero preferimos ser más prudentes. No queremos generar falsas expectativas.

¿Existe expectación entre el empresariado ante estas ayudas?

Cada vez que hay un anuncio al respecto me llaman multitud de empresas par hacerme consultas. La expectación es bárbara.

¿Un ahorro del 20% en costes laborales es suficiente para atraer capital foráneo a Teruel?

Sí, es una ventaja competitiva. Cualquier empresa europea puede ver en Teruel, Cuenca y Soria un atractivo para instalarse.

¿Qué pasos va a dar ahora la CEOE?

Hemos planteado con la DGA una estrategia para aprovechar estas ayudas y para que el resto de actores afronten problemas como la escasez de vivienda y de telecomunicaciones en un plazo razonable. La CEOE hará una ronda de reuniones por todas las comarcas para hablar con los empresarios, aclarar dudas y presentar la estrategia con la DGA.

A las tres provincias se pueden sumar comarcas limítrofes con similares problemas demográficos. ¿Cuáles serán en Aragón?

El criterio es muy claro, pueden incorporarse municipios y comarcas con menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. En Aragón, serán, al menos, el Campo de Daroca y el Campo de Belchite.

¿Cómo valora la reivindicación de otros territorios para acogerse al mismo mecanismo?

Llevamos 10 años trabajando en esto y ellos empiezan a reivindicar ahora. Yo les digo a empresarios de provincias que reclaman estas ayudas que somos su Noruega. Es fundamental que apliquemos las ayudas pronto y que demostremos que funcionan. Se puede trabajar con Teruel, Soria y Cuenca, y en la próxima programación tener argumentos para pedir excepciones.

¿La generalización del 20% de ahorro en costes laborales acabaría con la ventaja competitiva de Teruel, Soria y Cuenca?

Claro, por eso el Gobierno debe justificar muy bien las zonas acogidas además de las tres provincias, que entramos de oficio.

¿Se abusa del concepto de despoblación como argumento para exigir estas ayudas?

No afeo los problemas territoriales de nadie, pero falta de cohesión territorial y despoblación son cosas distintas. El criterio que se aplica para definir la despoblación es tener menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado a escala provincial. Es injusto, no es representativo de la realidad, pero son las reglas del juego. Para cambiarlas hay que trabajar. No sirve con un pleno de la Diputación reclamando las mismas ayudas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión