Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel

Convertidos en actores de cine para aprender inglés

Un grupo de estudiantes de Teruel adapta al celuloide la novela ‘Orgullo y prejuicio’ como método para ganar fluidez en el idioma británico

Un momento del rodaje de la película 'Orgullo y prejuicio' en uno de los escenarios turolenses.
Un momento del rodaje de la película 'Orgullo y prejuicio' en uno de los escenarios turolenses.
Jaime Fierro Moradell

El ingenio de una profesora de inglés, Marisa Fierro, y la afición por el cine de su hijo, Jaime Fierro, han sido el binomio que ha permitido a un grupo de estudiantes de Teruel de entre 12 y 18 años convertirse por unos días en actores del celuloide. Todo con un objetivo: que la pandemia de covid no interrumpiera su aprendizaje de la lengua de Shakespeare.

El equipo comenzó a principios de 2020 a preparar los diálogos del clásico de Jane Austen ‘Orgullo y prejuicio’ para representarlo como obra teatral al final del curso -una práctica que venían haciendo con otros títulos en inglés desde que eran niños-, pero la llegada del coronavirus y el confinamiento domiciliario truncaron esta actividad.

Levantado el estado de alarma, pero aún con muchas restricciones sanitarias, el rodaje en vídeo les permitió retomar los ensayos con grupos pequeños de actores, uniendo después unas escenas a otras. La experiencia les gustó tanto que el resultado es un largometraje de una hora y media de duración sobre una de las más conocidas comedias románticas de la literatura inglesa, publicada a principios del siglo XIX.

Los estudiantes decoraron los ambientes interiores al estilo inglés del siglo XIX.
Los estudiantes decoraron los ambientes interiores al estilo inglés del siglo XIX.
Jaime Fierro Moradell

La película ha sido grabada en distintos escenarios abiertos y cerrados de la provincia de Teruel. El grupo de rodaje utilizó el Casino de Teruel y domicilios particulares de amigos para las escenas de interior, así como paisajes de la propia capital turolense, Albarracín y Mora de Rubielos, para sustituir la campiña inglesa en la que se desarrolla el argumento en la obra original. La Banca Garzarán, un espacio museístico en el centro histórico de Teruel que conserva el instrumental de una entidad bancaria de principios del siglo XX, sirvió también de decorado.

Álvaro Atienza, de 17 años, que da vida al arrogante y orgulloso Fitzwilliam Darcy, protagonista masculino de la novela, señala que el salto del teatro al cine como método para aprender inglés le ha parecido “muy divertido”. Las inevitables repeticiones de escenas le han permitido mejorar su pronunciación, destaca.

Para María Marco, que encarna a la prejuiciosa Elizabeth Bennet, enamorada de Darcy, la experiencia cinematográfica le ha proporcionado “mucho vocabulario en inglés” y una primera toma de contacto con el séptimo arte.

El grupo de estudiantes, junto con su profesora de inglés, visionaron el largometraje en una sala del Casino de Teruel.
El grupo de estudiantes, junto con su profesora de inglés -cuarta por la izquierda-, visionaron el largometraje en una sala del Casino de Teruel.
Heraldo

La obra cuenta con una narradora en castellano para facilitar al espectador el seguimiento del argumento. Curiosamente, este papel lo desempeña la única inglesa del grupo, Emily Jones, estudiante de Bellas Artes, quien considera que la elaboración de una película con actores aficionados ha sido una actividad “muy enriquecedora”.

La vocación de Jaime Fierro por conocer los secretos de la realización cinematográfica se desveló durante la última edición de la recreación de la leyenda de los Amantes de Teruel -Las Bodas de Isabel de Segura-, donde él daba vida a Alonso de Fuenmayor, el amigo del protagonista masculino, Diego de Marcilla. La representación tuvo que ser grabada en vídeo y difundida de manera telemática ante la imposibilidad de llevar a cabo ensayos presenciales y mucho menos de ponerla en escena en las calles de Teruel, en otros años llena de público. 

Fierro, estudiante de tercer curso de Bellas Artes, convirtió las limitaciones por la covid en una oportunidad para probar sus tablas delante y detrás de las cámaras. No obstante, señala que su afición cineasta “lleva años cociéndose a fuego lento” y que empieza a aflorar ahora, hasta el punto de que se plantea formarse en esta materia. Reconoce que grabar ‘Orgullo y prejuicio’ ha requerido de muchas horas de trabajo, “primero rodando y luego en las tareas de postproducción”.

A Marisa Fierro, autora de la adaptación del guión de la novela, le movió un único objetivo: dar vida a la literatura clásica en aras a conseguir el mejor bilingüismo para sus alumnos, quienes acuden desde niños a sus clases extraescolares para aprender inglés. Pero no se quedó ahí; apasionada de la costura, ha confeccionado los trajes de los personajes y se ha implicado en la representación interpretando el papel de una criada.

Para llevar a cabo el rodaje se utilizó una cámara Canon, además de focos de iluminación y una grabadora de sonido con pértiga, entre otros elementos. El estreno de esta versión turolense del clásico ‘Orgullo y prejuicio’ tuvo lugar hace escasos días en el Casino de Teruel, a donde acudieron todos los actores, alumnos de los institutos de Educación Secundaria Francés de Aranda, Vega del Turia y Santa Emerenciana.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión