Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel

La ordenación del nuevo obispo de Teruel reúne a 25 prelados y más de 400 fieles

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, el turolense Juan José Omella, ha oficiado la ceremonia de toma de posesión de José Antonio Satué

La ordenación de José Antonio Satué como nuevo obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín ha congregado este sábado en la catedral de la capital mudéjar a 25 prelados y a más de 400 fieles, el 75% del aforo del templo de acuerdo a las normas anticovid. La ceremonia, que se ha prolongado por espacio de dos horas y cuarto, ha sido oficiada por el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal arzobispo de Barcelona, el turolense Juan José Omella.

También han actuado como ordenantes el cardenal arzobispo de Midila, Beniamino Stella y el arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano. El Nuncio Apostólico, Cleopás Auza, y el obispo coadjutor de Almería, Antonio Gómez Cantero, antecesor en el cargo de José Antonio Satué, han participado igualmente en el ritual de ordenación.

Dos pantallas de vídeo gigantes situadas en las naves laterales de la catedral de Teruel han permitido a los asistentes seguir el ritual de ordenación, habida cuenta de que, con el fin de respetar las medidas para evitar contagios, los asientos para el público han ocupado también las capillas laterales.

Los cantos han sido interpretados por el Coro Diocesano de Teruel y Patricia Bádenas, amiga personal de Satué mientras que al órgano ha estado el Padre Muneta. El nuevo obispo, nacido en la pequeña localidad oscense de Sesa hace 53 años y hasta ahora sacerdote de la Diócesis de Huesca, ha sido homenajeado con una jota a cargo de la asociación Amigos de la Jota de Teruel titulada ‘De Guara a Teruel’.

En su homilía, Juan José Omella ha recordado a Satué que su tarea como obispo es trabajar conjuntamente con los sacerdotes y los laicos “para hacer sitio a Dios en un mundo que apenas le deja espacio”. Debe, además, propiciar la unión y la comunión en una sociedad que “está crispada y dividida”.

El nuevo obispo de Teruel y Albarracín ha dedicado sus primeras palabras a los que padecen por el coronavirus y a quienes luchan contra la pandemia y ha agradecido a los turolenses la buena acogida que le han proporcionado. Entre aplausos y con gran emoción, Satué ha recordado a su familia y se ha referido a Teruel como “una ciudad preciosa”. Al término de la ceremonia, el prelado ha abandonado la catedral entre ‘vivas’ procedentes del público.

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, el presidente de la Diputación de Teruel, Manuel Rando, el delegado del Gobierno de Aragón, Benito Ros; la teniente coronel de la Guardia Civil en Teruel, Silvia Gil; y Mayte Pérez, consejera de Presidencia de Aragón, han sido algunas de las autoridades que han asistido al nombramiento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión