Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel

Más de 800 pacientes esperan para ser atendidos por un otorrino en Teruel

Con solo 5 horas de consulta semanales y los quirófanos cerrados desde mayo, la Unidad de oído y garganta del Obispo Polanco sufre un atasco histórico

María Ruiz muestra en su casa la abundante documentación sanitaria que guarda.
María Ruiz, que muestra en su casa la abundante documentación sanitaria que guarda, ha puesto tres reclamaciones por la falta de otorrinos en Teruel.
Jorge Escudero

El servicio de Otorrinolaringología (ORL) del hospital Obispo Polanco de Teruel se ha convertido en un cuello de botella debido a la falta de especialistas. La unidad, dotada en las últimas décadas con tres médicos, solo dispone ahora de uno y no a jornada completa, lo que mantiene cerrados los quirófanos desde el pasado mes de mayo y ha obligado a reducir a solo cinco horas semanales las consultas. La situación hace que los pacientes accedan con cuentagotas a ser vistos por un facultativo experto en patologías de garganta y oído.

Las cifras, como advierten fuentes sanitarias, hablan por sí solas. Más de 800 enfermos aguardan para conseguir su cita con el otorrino –400 de ellos de primera visita–, un tapón que nunca antes se había registrado. El único especialista que pasa consulta logra ver al mes a un centenar de pacientes, por lo que, en estos momentos, si alguien solicita una visita médica, probablemente no la obtenga antes de ocho meses.

El atasco es aún más alarmante en operaciones quirúrgicas de oído y garganta, que han dejado de realizarse en el Obispo Polanco al ser necesarios al menos dos facultativos para cada intervención. Las mismas fuentes sanitarias indican que, al estar cerrados los quirófanos de Teruel, las únicas operaciones realizadas entre mayo y agosto han sido las que se han derivado a Zaragoza, correspondientes a una decena de casos inaplazables. En estos cuatro meses, habitualmente se llegaban a practicar en el hospital turolense alrededor de 60 cirugías.

Desde el Departamento de Sanidad del Gobierno aragonés señalaron este lunes que no se envían más pacientes a Zaragoza porque los criterios de derivación son exclusivamente médicos y la Administración no puede sino ajustarse al juicio de los facultativos.

Pero las quejas de los pacientes que necesitan acudir al Servicio de ORL del Obispo Polanco van en aumento. Una mujer, Montse Bermúdez, relata que hace más de un mes que su médico de familia la envió al otorrino por un bulto en la lengua y aún no le han dado fecha. "Estoy muy indignada por esta demora y por el trato que se tiene hacia los médicos de Teruel, que ha hecho que se vayan todos; somos el hermano pobre de Aragón", denuncia Montse. "Quiero que me vea un especialista cuanto antes, porque la lesión que tengo es muy molesta y a veces estoy preocupada", reclama esta paciente.

De los tres otorrinos que había en el Obispo Polanco a principios de junio, dos han cambiado de destino y otra profesional está de baja laboral tras haber quedado aparcado su traslado a Zaragoza en un intento por parte del Gobierno aragonés de que el Servicio no quedara vacío. Al producirse esta situación, la Administración contrató para pasar consulta a un especialista que ya realizaba guardias médicas en la unidad.

"He tenido que poner tres reclamaciones para que me vea un otorrino"

Otra paciente, María Ruiz, comienza a ver algo de luz respecto a la patología que padece desde hace meses y que le impide tragar los alimentos con naturalidad. Y no porque hayan encontrado el origen de su dolencia, sino porque, al menos, un otorrinolaringólogo ha empezado a realizarle pruebas para obtener un diagnóstico. "Pero para esto he tenido que poner tres reclamaciones en el hospital", se queja esta turolense, quien atribuye la demora a la falta de especialistas de garganta. Explica que su problema le impide "estar al nivel de otros comensales y disfrutar con ellos de una comida".

María fue operada de bocio hace un año, pero la intervención no acabó con su enfermedad, lo que la llevó a peregrinar por los centros sanitarios pidiendo ser atendida por un especialista. "He tenido que convertirme en una pesada para que me hagan caso; es lamentable", subraya.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión