Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Literatura

La Policía localiza en su piso de Teruel el cadáver del editor Rafael Egido

Un familiar alertó de la falta de noticias sobre el fallecido y los agentes descubrieron el cuerpo sin vida.

Los bomberos de la DPT acceden a la vivienda del fallecido a través de una ventana.
Los bomberos de la DPT acceden a la vivienda del fallecido a través de una ventana.
Heraldo.es

La Policía Nacional ha localizado este jueves el cuerpo sin vida del editor Rafael Egido en la vivienda de Teruel donde residía desde hace unos años. Según fuentes cercanas a la investigación del suceso, el fallecimiento se produjo por causas naturales en torno a una semana antes de la localización del cadáver en un cuarto piso de una finca de la céntrica avenida de Sagunto.

Egido, natural de Molina de Aragón (Guadalajara) y de unos 65 años, vivía solo en la casa donde ha fallecido. Era hermano de la escritora Aurora Egido, catedrática de Literatura Española en la Universidad de Zaragoza y miembro de la Real Academia de la Lengua. Además de escritor y crítico literario, creó su propia editorial con base en Zaragoza, Egido Editorial, que lanzó cerca de doscientos títulos al mercado.

Los vecinos de la finca en la que residía el editor han explicado que habían notado un olor desagradable y muy intenso desde hace algunos días procedente de la cuarta planta y comunicaron el problema al presidente de la comunidad. Según ha informado la Delegación del Gobierno, un familiar de Rafael Egido se puso en contacto con la Policía alarmado porque desde hacía algunos días no sabía nada de él. La alerta puso en marcha el operativo para entrar en el piso.

Para acceder al interior de la vivienda ha sido necesaria la intervención de una dotación de cuatro bomberos que, utilizando una autoescala, han penetrado en la casa por una ventana de la fachada trasera. Al entrar, han descubierto el cuerpo sin vida del editor y, a continuación, han abierto el piso para que se iniciara la investigación policial sobre el suceso, que apunta a una muerte por causas naturales.

Una vecina ha explicado que no veía a Rafael Egido desde hacía en torno a una semana, aunque ha aclarado que el editor apenas se relacionaba con el vecindario y no llevaba viviendo en la casa más de dos o tres años. La finca en la que residía en fallecido es antigua pero está situada en una avenida principal. El portal es contiguo a la única librería de la calle.

Rafael Egido, junto al portal de la finca de Teruel en la que ha aparecido su cadáver.
Rafael Egido, junto al portal de la finca de Teruel en la que ha aparecido su cadáver.
Jorge Escudero/Luis Correas

Un escritor zaragozano ha recordado que Rafael Egido era un lector apasionado con un "afilado espíritu crítico" que, en determinado momento, decidió promover la publicación a través de su propia editorial, en la que publicaron autores como Enrique Gastón, Silvestre Hernández, Ricardo Berdié, José Luis Corral, José Bada Panillo o Clemente Alonso Crespo. Fue, según la misma fuente, un editor "muy activo" en los años noventa del siglo XX y en la primera década del siglo XXI. Su labor permitió lanzar sus primeros libros a escritores noveles.

La labor editora de Egido destacó también por sus libros colectivos, entre los que destacó ‘El libro de los quinientos’, un volumen que aglutinó textos de 500 autores aragoneses. Trabajó con prácticamente todos los géneros literarios, aunque su actividad había decaído en los últimos años.

Rafael Egido estaba divorciado y tenía un hijo. Durante la pandemia de la covid-19 divulgaba a través de las redes sociales lecturas de poemas de autores famosos como una forma de divulgar la buena literatura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión