Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel

Cinco años de prisión por una agresión sexual en Teruel que lograron detener los vecinos

El acusado, un joven marroquí que será expulsado del país, abordó a una chica en la calle, huyendo al gritarle una pareja desde la ventana

El acusado (de espaldas), al inicio de la vista oral este martes, junto con la intérprete de lengua árabe.
El acusado (de espaldas), al inicio de la vista oral este martes, junto con la intérprete de lengua árabe.
M. A. M.

El Juzgado de lo Penal de Teruel ha condenado a cinco años de prisión a un joven marroquí de 19 años, cuyas iniciales son Y. B., como autor responsable de un delito de agresión sexual contra una chica a la que inmovilizó y realizó tocamientos en una calle del barrio turolense de San León.

Los hechos ocurrieron alrededor de la 1.30 del pasado 12 de junio y todo apunta a que la intervención de unos vecinos evitó que la agresión continuase e incluso que fuese a más. El acusado se cruzó en la calle San Miguel con una joven que regresaba a su domicilio y que se paró al llegar a su altura pensando que el hombre le iba a hacer alguna pregunta. El ahora condenado comenzó a hablarle en árabe y, al decirle la mujer que no le entendía, le dijo, esta vez en castellano, que "era guapa" y empezó a hacerle proposiciones sexuales explícitas.

Ante esta situación, la joven reanudó la marcha, pero el hombre la siguió pese a que ella le decía que no lo hiciera. Asustada, y temiendo ser agredida, activó la cámara de su teléfono móvil, obteniendo fotos y un vídeo de lo que sucedía, un material gráfico que permitió después la rápida detención del acusado. En un momento dado, el procesado empujó a la víctima contra un muro, la mantuvo inmovilizada contra su voluntad y le realizó tocamientos e intentó besarla en la boca sin conseguirlo –lo logró en el cuello–, mientras ella pedía que la dejara en paz.

Como la joven insistía en voz alta a su agresor para que la dejara, una pareja salió a la ventana de una de las casas situadas enfrente y comenzó a gritarle en el mismo sentido, por lo que el acusado emprendió la huida del lugar.

La vista oral por este suceso estaba fijada para este martes, pero finalmente no fue necesario llevarla a cabo porque el acusado, en los primeros momentos del juicio y tras haber alcanzado previamente un acuerdo todas las partes, reconoció los hechos ante la juez y se conformó con la pena propuesta por el Ministerio Fiscal y la acusación particular.

Los cinco años de prisión serán sustituidos por la expulsión del país y la prohibición de regresar por 10 años, ya que el joven es de nacionalidad marroquí y cuenta en Teruel con una orden de expulsión debido a su situación irregular. Además, la justicia ha valorado su falta de arraigo familiar y laboral a la hora de plantear su deportación.

Por otro lado, el procesado no podrá comunicarse con su víctima ni acercarse a ella a menos de un kilómetro durante un plazo de diez años. El fallo contempla igualmente que Y. B. indemnice a la joven con 5.000 euros por los daños morales causados, si bien este martes se declaró insolvente y por tanto no podrá abonar la cuantía, al menos por ahora.

Al haberse producido un acuerdo, ninguna de las partes recurrirá la sentencia, que ya es firme. Si el acusado regresara a España ante de diez años, sería condenado por quebrantamiento de condena y tendría que cumplir los cinco años de prisión impuestos por el Juzgado de lo Penal, salvo los tres meses que lleva en prisión preventiva desde su detención, y volvería a ser expulsado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión