Teruel
Suscríbete

Una fuerte tormenta corta la vía del tren, calles y carreteras en torno a Teruel

Un convoy de mercancías chocó con un árbol caído sin registrar heridos pero quedó parado dos horas.

La carretera N-234, cortada entre Teruel y Cella por las inundaciones provocas por una tormenta.
La carretera N-234, cortada entre Teruel y Cella por las inundaciones provocas por una tormenta.
Jorge Escudero

La fuerte tormenta desatada la madrugada de este lunes sobre la ciudad de Teruel provocó afecciones en los accesos a la ciudad y obligó a cortar el tráfico en dos vías urbanas como consecuencia de desprendimientos. Las lluvias, que dejaron en la capital una precipitación de 33 litros por metro cuadrado, se extendieron por buen aparte del sudeste provincial, con 51 litros por metro cuadrado en Alcalá de la Selva, 37 en Valdelinares, 42 litros en Cedrillas, 39 en Albarracín y 37 en Royuela.

La tormenta, con un fuerte aparato eléctrico, provocó el cierre a la circulación de la Carretera de Villaspesa y de la Cuesta de los Gitanos debido a los desprendimientos. En los accesos a la ciudad, las inundaciones motivaron el cierre de la carretera N-234 del kilómetro 131 al 138, entre el barrio rural de Caudé y Cella. La circulación fue derivada hacia la autovía A-23, de trazado paralelo.

Un desprendimiento de una ladera complicó la circulación en la N-420 a su paso por las pedanías de Villalba Baja y Tortajada, entre los kilómetros 588 y 589. El tráfico no se llegó a interrumpir, pero para normalizar la situación fue necesario utilizar maquinaria pesada.

La principal incidencia se registró, no obstante, en la línea de ferrocarril Zaragoza-Teruel-Sagunto, que quedó cortada a las 7.50 por la caída de un pino de grandes dimensiones sobre la vía. El árbol fue embestido por un tren de mercancías de la compañía Continental Raíl, sin que se produjeron daños personales.

Aunque los daños materiales fueron limitados, el convoy no pudo reanudar la marcha hasta las 10.15, después retirar el árbol y comprobar que tanto la infraestructura ferroviaria como el tren estaban en buenas condiciones. Los pasajeros de un tren que se diría a Teruel en aquellos momentos fueron advertidos de que, como consecuencia del accidente, sería necesario efectuar un transbordo en autobús entre Cella y Teruel, aunque finalmente, al despejarse el corte, no fue preciso cambiar de vehículo y el convoy de pasajeros llegó con normalidad a la capital turolense.

La alcaldesa, Emma Buj, explicó que además de los cortes de las calles y carreteras, como consecuencia de la tormenta se levantaron algunas tapas de alcantarilla y se averió un semáforo en la avenida de Sagunto.

En los accesos al aeropuerto se registró también una inundación por el taponamiento de un registro. Los bomberos de la DPT acudieron al lugar y recomendaron a la dirección del complejo aeroportuaria que contratara maquinaria pesada para despejar el desagüe y facilitar la evacuación del agua acumulada.

La tormenta llegó acompañada de granizo a Cella, aunque, según el alcalde, Juan Sánchez, el pedrisco era de pequeño tamaño y al caer mezclado con mucha agua no causó daños en la agricultura ni en el pueblo. Aclaró que la mayor parte de la cosecha de cereal está ya recogida. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión