Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

tormentas

La granizada de Cucalón arruina la cosecha de cereal en 5.000 hectáreas

Los daños por el pedrisco se extienden a localidades cercanas como Ferreruela, Lechón, Lanzuela o Villahermosa del Campo.

José Vicente Herrera, en un campo de Cucalón arrasado por la granizada.
José Vicente Herrera, en un campo de Cucalón arrasado por la granizada.
Antonio Garcia/Bykofoto

La fuerte tormenta de granizo registrada la tarde del jueves en Cucalón y su entorno ha destruido entre un 30% y un 100% de la cosecha en unas 5.000 hectáreas de cereal y girasol, fundamentalmente. Los agricultores de la localidad y de las restantes que se vieron afectadas por la granizada -Ferreruela de Huerva, Lanzuela, Villahermosa del Campo y Lechón, entre las comarcas del Jiloca y Campo de Daroca- inspeccionan este viernes los campos para evaluar los cuantiosos daños.

El pedrisco alcanzó el tamaño de huevos de paloma -en torno a tres centímetros de diámetro- en localidades como Cucalón, Lanzuela y Lechón. En la primera de estas poblaciones la tormenta dejó una precipitación de 45,4 litros de agua por metro cuadrado y el granizo destrozó numerosos canalones de las casas, rompió las lunas de varios vehículos y les abolló las carrocerías, además de romper algunas tejas.

El presidente de la Sección de Cereales del Huerva de Cereales Teruel y concejal de Cucalón, José Vicente Herrera, ha explicado que en la mayor parte del término municipal la producción de cereal y de girasol se han perdido totalmente. Ha añadido que había unas expectativas de excelente cosecha para este año, “incluso mejor que la del año pasado, que fue buena”, pero las previsiones se han evaporado por completo tras la tormenta. Ha señalado que la gran mayoría de los cerealistas tiene aseguradas las fincas, aunque “habrá que ver cómo se portan ahora las aseguradoras”.

Los huertos para el autoconsumo que rodean a la población han quedado “deshechos”, ha indicado el concejal. Donde hay plantados frutales, el suelo está cubierto de hojas derribadas por el impacto del pedrisco, de un diámetro que nadie recuerdo haber visto antes. Un veterano hortelano, Patricio García, ha señalado que aunque ha presenciado otras granizadas “nunca con piedras tan gordas como estas”,

Un agricultor de Cucalón muestra el granizo amontonado por los remansos del agua 20 horas después de la granizada.
Un agricultor de Cucalón muestra el granizo amontonado por los remansos del agua 20 horas después de la granizada.
Antonio Garcia/Bykofoto

La intensa tormenta convirtió las vaguadas en auténticos ríos que arrastraron los cultivos y amontonaban el granizo en la zonas bajas. En algunos puntos donde el agua se remansó todavía se conservan espesores de granizo compactado de más de 40 centímetros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión