Teruel
Suscríbete

maltrato animal

Un vecino de Utrillas, condenado a un año de cárcel por matar de hambre a sus perros

El Juzgado de lo Penal de Teruel condena al propietario de una jauría que estaba encerrada en una perrera sin alimento, ni ventilación ni limpieza.

La Guardia Civil denunció recientemente un caso de maltrato animal por el abandono de una camada de perros en un contendor en Celadas.
Heraldo.es

Un vecino de Utrillas ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal de Teruel a un año de cárcel por dejar morir a varios perros de hambre, además de mantener toda una jauría de 16 canes en unas condiciones de salubridad y desnutrición extremas. El condenado, que aceptó la pena propuesta por el Ministerio Fiscal, fue sentenciado por un delito continuado de maltrato animal.

La sentencia del Juzgado de lo Penal relata que el vecino de Utrillas mantenía a sus perros en unas instalaciones "carentes de área de recreo al aire libre, aireación o ventilación, luz natural o artificial, lecho y un mínima limpieza de ningún tipo, incluidos los propios excrementos de los animales". Agrega que el dueño dejó de alimentar "sostenidamente en el tiempo" a los animales en cantidad suficiente, además de abandonar su atención "higiénico-sanitaria" hasta el punto de que «aceptó» que podría causarles la muerte.

Relata que, como consecuencia del abandono de los animales y de su falta de alimentación y del agua "necesarios para su sustento", dos de los perros murieron y otro presentaba una desnutrición tan avanzada que, unida a una plaga de pulgas, estuvo a punto de matarlo también. Además, otros seis canes acusaban la falta de alimento y presentaban unos índices corporales de 2 sobre un máximo de 9.

El Juzgado de lo Penal de Teruel, además de condenar al propietario de la jauría a 12 meses de cárcel, le inhabilita para ejercer cualquier oficio o comercio relacionado con animales durante los próximos dos años. También acuerda el "comiso definitivo" de los animales rescatados de la precaria perrera.

El fallo impone asimismo una indemnización de 3.106 euros para la empresa Covefar por los cuidados que prestó a uno de los perros desnutridos. El condenado, que carece de antecedentes penales, no deberá ingresar en prisión al acordarse la suspensión de la ejecución de la pena de cárcel por ser inferior a dos años.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión